Spring Festival | Primer día (24 de mayo)

Spring Festival | Primer día (24 de mayo)

El Spring Festival se abría a nuevos estilos. La música urbana cogía representación con un mantel de notorios DJs, artistas femeninas del mundo del trap y un cabeza de cartel relegado al escenario de Jägermeister como era ZOO.  Todo eso en dos días de infarto, 24 y 25 de mayo, en un recinto ferial que se quedó pequeño. Porque un sold out conlleva desbarajustes y problemas de última hora.

La Institución Ferial Alicantina recibía una nueva edición del festival de primavera por excelencia, donde entraban novedades como la apertura a sonidos diferentes y como pequeña parte del magnánimo Low Festival. Pese a nuestra deriva musical y editorial, somos amantes de la buena música y no pudimos dejar escapar joyas como la que abría el festival. Carolina Durante puede ser perfectamente la formación más en forma del momento, con esas características que les hacen ser especiales y con una personalidad única en la escena. El grupo, liderado por Diego Ibáñez, se comía el escenario.

Con un punk-rock afrutado presentaron su álbum homónimo ante un respetable que solo cantaba las canciones famosas, cuando fuera de ellas hay composiciones como “Cementerio (El Último Parque)” o “Nuevas Formas de Hacer el Ridículo” que dejan un listón muy alto, muchas veces mejor que incluso los temas más viralizados. En los instantes previos a “Joder No sé” y “Cayetano” los móviles se auparon por encima de las cabezas, creando una  instantánea más que común dentro de los conciertos. Se puede decir que prima más lo que piense el resto sobre tu vida que tú mismo.

Carolina Durante | Foto cedida por el festival

Crítica generacional aparte, y teniendo en cuenta la inexpresividad tan característica de la banda, el público disfrutó y mucho de su actuación  Era uno de los reclamos más importantes del primer día del festival, y encima abrían ellos el escenario grande, por lo que disfrutaron y eso se nota. Dentro de unos años, cuando se dejen de lado los prejuicios musicales más aún, este cuarteto liderará las listas de más vendidos. Tiempo al tiempo.

A continuación nos dirigimos al escenario pequeño, situado al costado de la entrada/salida para disfrutar del trap en gallego de Boyanka Kostova. Como valenciano-parlante, siempre estaré agradecido al ver representación cultural de este tipo en festival lejos del núcleo parlante en cuestión. Como seguidor del grupo Dakidarría, el gallego es un idioma que habitúo mucho al escuchar en mis playlists. Pero fue este mismo festival el que me dio a conocer a este dúo de showmans norteños que, con temas como “Leiraz” o la futbolera “Diego Tristán”, montaban una fiesta que no tuvo su representación cuantificada en el público. Al pesar de la variedad musical, no hay que olvidar que el 90% de los asistentes a este tipo de eventos suelen escuchar otra clase de música, tirando más al rollo de Viva Suecia que sonaba en el escenario principal. A pesar de esto, y con la carga de preferir el Nesquik antes que a su elogiado “Cola Cao”, encontré en su estilo una peculiaridad escenográfica que nada tiene que ver con lo visto hasta la fecha en el mundo del trap nacional, exceptuando casos como “Afrojuice 195”. Deseo mucha suerte a esos chavales. ¡Lume!

Ambiente | Foto cedida por el festival

Y tras un interludio donde el DJ de los legendarios Violadores del Verso, R de Rumba, llevó el estilo noventero al festival indie (aunque no faltaron temazos como el “Rap Bruto” de Nach y Residente), lo urbano se hacía notar proclamando a los cuatro vientos quién corta el bacalao.

El ambiente tocaba su momento más esperado, dos referentes estatales de la música coincidían en horario recibiendo muchas críticas por parte de los asistentes. En el Main Stage, Love of Lesbian aterrizaban con una puesta en escena digna de los mejores. Con una orquesta que acompañaba en cada momento deleitaron a una gran masa de fanáticos, jóvenes y mayores, pero nuestro placer se preparaba para tocar en el pequeño escenario. ZOO es de esos grupos que uno nunca se cansa de ver porque tienen ese estilo único que engancha a todo tipo de personas, desde acérrimos del punk hasta rappers, pasando por alternativos. Y ver su nombre en un cartel como el de este Spring Festival pudo chocar al principio, pero es que la buena música acaba expandiéndose. Empezaron con poco público y acabaron con una estampa maravillosa. El tributo de la música, un reconocimiento que los valencianos se llevaron por haber sido fieles a su esencia. Gritaron a favor de los presos políticos, reivindicaron su lucha contra la monarquía y alzaron su idioma al cielo. Puede que muchas mentes presentes en ese festivales no compartieran sus mismas ideologías, pero eso no les frenó.

Ambiente | Foto cedida por el festival

Sonaron temas de sus dos discos, “Tempestes Vénen del Sud” y “Raval”, con alguna  sorpresa mágica. Se corearon auténticos himnos como “Corbelles”, “El Cap Per Avall” o “Carrer de l’Amargura” pero la sorpresa estaba en otro lado. Con esta son ocho veces las que disfrutaba con ZOO en directo y. hasta la fecha, no había tenido tiempo de emocionarme con “Rituales de Santería”. Estampa increíble que siempre veía relegada al ending del show y que en la IFA, por fin, tuve el placer de comprobar en directo. Magia absoluta de Panxo y compañía, porque en este grupo absolutamente todos tienen la importancia que se merecen. Mucha gente sería la que recién conociese a los valencianos ese día, y la sensación causada no podría ser mejor. Siempre se agradece que se abran los límites de estilos para que más gente pueda disfrutar de otros artistas que,de otra forma, nunca podrían llegar a conocer. El mejor concierto de todo el festival fue suyo y ya han entrado las ganas de volver a verlos. Este verano dos veces mínimo caen.

Pero los aires urbanos no acababan aquí. Aún quedaba darla bienvenida a dos DJs de lujo, Cookin Soul y Plan B cerraron una jornada agotadora, finiquitando los últimos resquicios de energía a diferentes ritmos. Uno más americano, el otro con aires de rave. Todo valía para agotar los últimos instantes antes de emprender el camino a casa gracias a esos buses lanzadera que, con algún percance en la ida, consiguieron solventar las necesidades de muchos de los asistentes. Algunos nombres como Albany o MsNina pasarían por el escenario Jagermeister y, ¿quiénes éramos nosotros para perdérnoslo?

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.