Review | Pedro Pastor – Vulnerables

Review | Pedro Pastor – Vulnerables

Tercer disco de estudio del cantautor Pedro Pastor, fruto de sus viajes por el pueblo  latinoamericano

Desnudos. Totalmente vulnerables ante cualquier mirada. Pedro Pastor y Los Locos Descalzos han perfeccionado un álbum íntimo y multicultural, donde se plasma a la perfección la sabia viajera del cantautor madrileño. Tercer larga duración de un artista mundano, de esos que nunca llenarán estadios, pero sí corazones. Así fue, es y será la música de cantautor. Porque por mucho que digan las voces, esos músicos urbanos con mensaje en sus canciones no se extinguieron, simplemente evolucionaron. La magia siempre estuvo en la acción contestataria divulgativa, y Pedro Pastor tiene una manera muy propia de llevarla a cabo.

Todo comienza con “Desnudémonos”, un canto lascivo a quitarse esas ataduras o tabúes que a veces generan miedo y desconcierto. ¿Quién dicta qué es lo normativo? Solo enseñando un cuerpo sin sexualizar se puede llegar a un entendimiento obvio pero abandonado. Todo comienza desde la educación, aceptando a cualquier persona sea cual sea su físico. La canción representa a la perfección la filosofía de esa vulnerabilidad, comenzando Pedro Pastor solo ante el público y, progresivamente consiguiendo el apoyo instrumental de sus locos acabando por rodearle de enérgica cumbia. Primer paso andado del disco y que conduce directamente hacia “Día Raro”. Sigue fiel al título, esta vez ante los días malos de pesadumbre, para conseguir controlar esa montaña rusa de emociones que puede cambiar las sensaciones. Canto a la búsqueda interior de la felicidad y el aprendimiento que deriven, cualquier calvario, a un día bueno.

Es un disco que conduce la mezcla de baile y minimalismo en un único espectro. Esta dualidad toma su encanto enseguida. ­ “Saber” nos envuelve en un ritmo tropical de los que solo Pedro es capaz de personificar, pero injustamente se queda en un segundo plano cuando llega el funk de “Soledades”. Para mí, el mejor tema de todo el disco por su complejidad disfrazada de sencillez, con ese colofón festivo de vientos. Un contorneo de esos que son de admirar, un grito a la felicidad, a la libertad de sensaciones y, por qué no, a la música. Y de la efusividad armónica llega “Me Falta el Aire”, un tema en medio de la dualidad antes comentada, pero que transporta a la línea musical del pasado “Solo Luna”.

Y llega la primera colaboración del álbum con la simpatía de El Caribefunk en “Bailando”. Íntimos ya gracias a la gira juntos, plasman a la perfección dos estilos únicos en el panorama hispano-hablante que curaría las penas hasta a la mismísima Juanita la Chismosa. Pero luego aparecen los versos musicales del poeta más rítmico. Suso Sudón es “Valiente” y vuelve a las andadas con Pedro en este hermoso dúo para recalcar que el miedo es el mayor acto de valentía. Echábamos de menos la combinación de estas dos almas que nacieron para estar juntas, a pesar de la pequeña trampa en la elección del tema.

Se llega a la segunda mitad del disco con la vuelta a las andadas. Juicio manifiesto a la vulnerabilidad del hombre, dando acto y fe de la realidad de una ideología de sexo que debe dejarse de lado en pleno siglo XXI. “Hombre” personifica y critica una sociedad patriarcal en la que el género masculino debe dar una imagen concreta, dada por unos roles autoimpuestos. Pedro Pastor consigue en este tema su máximo nivel de desnudez, admitiendo no querer ser de acero, como se quiere que sea. Tomo consciencia y no puedo estar más de acuerdo con la letra de esta obra. Pelos de punta durante los menos de tres minutos que dura esta corta pero intensa canción.

Todo se acerca a su fin, “Mi Grito” y “El Odio” calientan un final de infarto. Volvemos con las alabanzas a la música bailando con “Huapango”, que cuenta con la colaboración de Fetén Fetén. Todo es un sueño, sobre todo cuando suena “El Baile” y te alza a las nubes con las magistrales voces de Pedro y Lola Membrillo de Perotá Chingò. Es otro mundo, esa calidad sonora que solo el madrileño sabe potenciar. Todo acaba con el tema que da nombre al álbum, un resumen de todo un trabajo magistral. Porque al final, todos somos polvo, aunque nos creamos dioses, pero si hubiese uno, ese sería Pedro Pastor. El dios de la música.

8’5/10

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Un comentario en «Review | Pedro Pastor – Vulnerables»

Los comentarios están cerrados.