Review | Maluks – Som i Vibrem

Review | Maluks – Som i Vibrem

Las valencianas publican su primer disco, que cuenta con colaboraciones de artistas como Tremenda Jauría, La Fúmiga o Pupil·les

Música festiva para malos momentos. En una situación como la que estamos viviendo ahora, se hace más patente la importancia que tiene para la sociedad la música como elemento de evasión terrenal. Porque, que haya canciones que te consigan sacar una sonrisa en medio del caos, es de alabar. Y el picor tropical, con vibras electrónicas y alma jamaicana, lo traen cuatro valencianas que se han dispuesto a importar una esencia nunca antes vista por estos lares.

Núria Pons, Laura Honrubia y Marina Bolea son los nombres de las tres componentes que ponen voz a las producciones de Maria Deltell. Juntas han formado una banda llamada Maluks que pretende revivir la música en valenciano que ha ido perdiendo el destello en estos últimos tiempos. “Som i Vibrem” es el resultado de dos años dando pequeños pasos por la industria que han culminado en un premio más que merecido.

11 temas de ritmo tropical, trayendo el Caribe a la huerta valenciana y compartiendo sitio con otros grandes artistas de la escena. Estos han querido aportar su granito de arena a este proyecto que bebe de muchos estilos diversos, todos ellos bajo la producción de Oriol Puig “Puxi”. Como pregona la nota de prensa, la banda valenciana despliega una paleta sónica que incluye dancehall, dembow, rap, soca y timba latina con grandes dosis de bajos y vibraciones positivas“.

Y creo que es un debut discográfico muy bueno partiendo de la premisa de que se trata de una mixtape en la que temas como “Fins l’Alba”, “Comboi” o “Contra l’Oblit” fueron lanzados allá por 2019. Igual este puede ser el principal defecto del álbum, por llamarlo de alguna manera. La falta de conexión entre temas puede despistar al oyente final, aunque personalmente me ha resultado gratamente satisfactorio el producto mostrado.

De primera vista, el artwork es ya una declaración de intenciones en toda regla. Quieren darse a conocer, ser visibles de cara al público y esa estética de leopardo con colores chillones capta totalmente la atención. Ya lo comunicamos en nuestra cuenta de Twitter cuando el grupo anunció el diseño de su primer disco, pero lo volvemos a repetir: Estamos ante una magna portada que abre mucho el apetito de cara a escuchar lo que viene dentro. Y ese es el fin primero de la carátula de cualquier trabajo artístico.

Su esencia bailable se topa con la necesidad de elaborar letras con intenciones claras. Su entrada dentro de la industria es aprovechada por el cuarteto para marcar perfil y dotar a su música de un mensaje transversal que respira una dialéctica entre identidad colectiva y autoaprendizaje, empoderamiento y sororidad.

Es muy importante aprovechar un espacio público para alzar la voz y reivindicar una acción directa feminista y antifascista. Eso sí, a su manera diferencial. ¿Quién se iba a esperar una electro-cumbia contra el fascismo imperante? Pues eso es lo que podemos encontrarnos en “Contra l’Oblit” y, lo más extraño de todo, es que es un tema muy acertado, posiblemente de lo mejor del álbum.

Maluks no es una banda convencional y, por ende, critica los convencionalismos. Recomiendo mucho a los organizadores de festivales que revisen el tema que abre este álbum, “Me Toca”, para que recapaciten sobre la falta de representación femenina dentro de sus espacios y festivales aparentemente revolucionarios y progresistas. Además, para dar más relevancia a su mensaje, cuentan con la colaboración de la banda más exitosa del pasado año dentro de la escena valenciana: La Fúmiga.

Otro tema que me parece digno de mención es “L’Espera”. Es una de las canciones novedosas de este álbum y, bajo mi punto de vista, una de las de más calidad. Se han juntando con la ZeBRASS Marching Band, músicos de Vilanova i la Geltrú que pregonan unas vibes jamaicanas propias del roots. Y a Maluks este estilo le sienta como anillo al dedo, pero son capaces de dar la vuelta completa a su sonido y sumirse en unos ritmos electrónicos y acelerados propios de los Orxata Sound System o de los mejores temas de Pirat’s Sound Sistema con “Soca-rel”. Qué bueno será cerrar los conciertos así.

Y de hecho, escuchar al siempre irónico Pa Lao en este tema es un grato regalo que nos hemos llevado todos los nostálgicos de esa banda que marcó un antes y un después en la escena valenciana. Pero no todo se queda en casa, también tienen tiempo de lanzar mensajes vitalistas con el colectivo madrileño Tremenda Jauría en “Colors i Sabors”. ¿Qué mejor dúo para pasarlo bien y romper la pista que estas dos bandas? La calidad del disco se siente respaldada por temas como este.

Aún así, después de repasar de principio a fin el álbum, no hay ninguna canción que supere a “Olor d’Ones”. Es un himno feminista en toda regla con un sonido bailable, festivo y unas barras de Mireia (Pupil·les) de escándalo. Qué calidad tiene todo lo que toca esta artista. Es puro fuego, tanto que se convierte en llama.

Estamos, pues, ante un disco lleno de sorpresas que pretenden reproducirse en garitos con amplias pistas de baile. Eso sí, hay que luchar también por espacios donde las mujeres puedan bailar libres sin tener que soportar comportamientos machistas como así mencionan en “Fins l’Alba”. Una prueba más de la importancia de lanzar un mensaje concreto en tus canciones.

Finaliza el álbum un remix de “Naveguem” producido por el catalán Chalart58. Las vibras reggaes de “Navedub” ponen punto y final a un álbum de sensaciones encontradas. Esperemos que toda esta situación mejore y podamos ver a las valencianas defender este trabajo discográfico en directo como se merece, más aún después de haber sido nominadas por los premios Tresdeu como mejor espectáculo en directo del pasado 2020. Mucha suerte a este cuarteto que seguro dará mucho que hablar en los próximos años.

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *