Panxo: “Si dijera lo que pienso, estaría en la cárcel”

Panxo: “Si dijera lo que pienso, estaría en la cárcel”

Se llaman ZOO aunque van en contra del maltrato animal. Es un grupo valenciano reivindicativo y fiestero con una premisa en cada una de sus canciones: transmitir un mensaje. Toni Sánchez “Panxo” (Gandía, 1982) es el alma máter de este proyecto que nació como un hobby y ya supera el millón de visitas en YouTube. Su nueva visión del rap les lleva a abanderar giras por todo el Estado español cantando en catalán. Recién aterrizado en La Tierra a lomos de su “robot soviético”, el vocalista no escatima en abrirse mental y artísticamente.

Pregunta: ¿Es factible actualmente hacer discos en formato físico?

Respuesta: No es muy rentable a no ser que tengas un nivel de venta súper grande, porque la práctica totalidad de la música de hoy se consume a través de plataformas digitales como Spotify o iTunes. También, al ser un EP que no va a tener muchas canciones, no creemos que valga la pena hacer un formato físico.

P: El tema “Robot” es el primer adelanto de las nuevas canciones que conformarán el EP “2K18”. Como novedad, está íntegramente compuesto en castellano. Con todo lo que está pasando en Cataluña con la proposición de imponer el castellano como lengua vehicular, no es el mejor momento para dejar de lado un idioma, ¿no?

R: Nunca lo he dejado de lado. Lo que pasa es que vivimos en un país tan lamentable que hablar en catalán se ha convertido en un acto político. Tenemos el 90% de nuestro repertorio en valenciano pero tampoco quiero renunciar a comunicarme y a expresarme en otras lenguas que domino. Desgraciadamente, el castellano es la única aparte del catalán. Me gustaría componer en francés, en inglés y en muchas otras lenguas.

P: ¿Se puede decir que ZOO busca un pacto entre idiomas?

R: Creo que es jodido este tema porque al llegar a esta situación, lo razonable sería que conviviesen ambas lenguas con total normalidad, cuidando mucho más el valenciano porque está en una situación de peligro, cosa que no pasa con el castellano. Hemos cuidado el valenciano bastante pero también me apetecía escribir en castellano, que es la lengua de mis padres y la que yo aprendí a hablar en mi casa.

“Vivimos en un país tan lamentable que hablar en valenciano o en catalán se ha convertido en un acto político”

P: El videoclip tiene una fotografía animada muy cinéfila, obra de Canino Animation. ¿Son fans del cine en la banda?

R: Nos gusta el cine a casi todos pero no somos muy entendidos de ello. Para desarrollar este videoclip, tenía claro que quería tirar del imaginario de la cartelería soviética de películas de ciencia ficción, pero a mí me preguntan ahora qué películas de los años 30 me gustan y no sé qué decir (risas). No te sé enumerar directores del cine futurista soviético ni nada de eso porque no es un tema que yo domine. Pero bueno, nos gusta el cine, sí.

P: ¿Hay alguna película que tenga que ver directa o indirectamente con “Robot” y que quisiera recomendar?

R: Ahora no te sabría decir ninguna. De las películas de ciencia ficción de cuando yo era joven y recuerde haber visto en el cine y me gustara recuerdo “Doce Monos” de Terry Gilliam, pero no tiene nada que ver con el futurismo soviético evidentemente.

P: Volviendo al tema, para los estribillos han contado con la ayuda de Road Ramos. ¿Por qué el papel de la mujer sigue siendo tan escaso en un género como este tan, a priori, abierto?

R: El papel de la mujer sigue siendo escaso porque vivimos en una sociedad patriarcal que se ha encargado durante siglos de arrinconar a la mujer, de ocultarla, de menospreciarla y nosotros, en cierta manera, tendemos a reproducir todos esos esquemas que heredamos. Hay un trabajo muy grande que hacer por parte de los hombres a nivel laboral, artístico y político. Nosotros nunca hemos querido hacer bandera de esto, entre otras cosas porque no somos quién para hacer bandera. Es tarea de todos hacer por cambiar eso.

P: ¿Qué se puede cambiar dentro de la música para mejorar esta situación? 

R: Una de las cosas que se están proponiendo es la paridad en los carteles de festivales, cosa que me parece muy buena idea, y hay muchísimas más. Poquito a poco se está trabajando muy bien desde el feminismo, a nivel de movimiento con capacidad de arrinconarnos y ponernos delante de un espejo para cuestionarnos muchas cosas. Espero que ese cambio siga avanzando y nosotros estamos aquí para lo que haga falta.

P: A raíz de esto, Mafalda ha sacado un documental sobre la situación de la mujer en la música. Luego, en otros ambientes considerados más machistas como el pop o el reggaetón la mujer cobra mayor protagonismo.

R: El pop y el reggaetón no son más machistas que nuestro género. Esto forma parte de una vanidad que existe en los sectores transformadores que creen que ellos no son machistas ni clasistas. Hay que ser un poco más autocríticos. El documental de Mafalda es un reflejo muy bueno de una hostia en la cara para toda la escena de la que formamos parte y también para el público. Ellos también tienen que empezar a exigir que haya más grupos de mujeres y apoyarlas. A los grupos de hombres hay que dejar de idealizarlos y mitificarlos e intentar eliminar todo esto que se llama fenómeno fan.

“El público tiene que empezar a exigir que haya más grupos de mujeres”

P: Siempre tratan temas candentes, ¿creen que las letras pueden hacer cambiar de opinión a alguien con ideología contraria a la vuestra?

R: La única manera es a través de las propias ideas, y esas ideas se expresan con palabras. Las letras de las canciones, las palabras, los discursos… No sé hasta qué punto nuestra música puede convertirse en una herramienta de cambio en ese sentido. Puede contribuir a abrir mentes y modificar pensamientos dentro de un contexto y siempre que haya una voluntad por parte del receptor. Luego pasa que las personas tomamos las ideas por dogmas y nuestras condiciones por cosas estáticas que nunca pueden cambiar, que nunca pueden enriquecerse ni moldearse, y eso no ayuda a abrir el pensamiento. Hacen falta muchas cosas pero, en esencia, una canción y una letra pueden contribuir a modificar las ideas.

P: El poeta Miguel Hernández cambió su forma política y social de ver el mundo al cambiar de círculo y ambiente.

R: Claro, es que las circunstancias van moldeándonos. Las condiciones materiales nos hacen pensar de una manera u otra y hay una serie de elementos y factores externos a nosotros con los que interactuamos permanentemente que condicionan el devenir de nuestros pensamientos.

P: ¿En el panorama musical actual se puede considerar la música en valenciano como una moda? 

R: Decir “la música en valenciano” es tan absurdo como decir “la música en castellano”. Dentro de música cantada en valenciano hay géneros muy distintos como podemos ser nosotros, Smoking Souls o El Diluvi. Lo que sí es verdad es que estos últimos años el País Valencià ha dado una muestra brutal de talento musical creativo respecto al resto del Estado. Los carteles de los festivales no han podido resistirse a llamar a ciertos grupos sabiendo que arrastran más gente que muchos otros. No creo que haya un oyente de música alternativa en Madrid al que le den cualquier música hecha en valenciano y todo le guste, puede no gustarle ZOO y encantarle Auxili.

“No pueden perseguirnos a todos los que pensamos diferente porque no habría cárceles suficientes”

P: De hecho se han ido bandas como Obrint Pas, La Gossa Sorda, Aspencat, pronto La Raíz… ¿son la formación que abandera actualmente esta corriente de música combativa?

R: No lo sé. Ahora mismo en el País Valencià hay grupos muy potentes con mucha repercusión. A nosotros no nos gusta ser abanderados de nada pero, en cualquier caso, si para alguien lo somos, mientras no nos suponga ni más trabajo ni pagar más dinero estaré encantado (risas).

P: ¿Tiene algo que ver la presión de la ley mordaza en el cese de tantas bandas?

R: No creo que la ley mordaza les condujera a parar su actividad. Hay artistas más afectados como puede ser Valtonyc, que tiene que hacer directos porque pronto entrará en el talego. Sí es cierto que toda esta mierda que está pasando condiciona un poco a la hora de crear y componer.

P: ¿Alguna vez se han mordida la lengua por precaución?

R: Yo diría que no pero a lo mejor inconscientemente sí. Todas nos mordemos la lengua en tanto en cuanto no decimos lo que pensamos. Si dijera lo que pienso, estaría en la cárcel. Y así como yo muchísima gente. La verdad es que siempre me he quedado contento con las cosas que he escrito en mis letras. Nunca he intentado cortarme mucho pero tampoco me considero un escritor muy explícito. Intentamos usar los aspectos más metafóricos e incluso el humor y la ironía. Eso nos coloca en una posición de riesgo menor frente a la represión.

P: Hace poco absolvieron a Cassandra Vera por los chistes que hizo sobre Carrero Blanco. ¿Es el reflejo de un cambio a mejor?

R: Siento ser pesimista pero creo que la han absuelto de forma bastante aleatoria. Tampoco he estudiado el caso en profundidad ni la sentencia, pero nada me hace pensar que la libertad de expresión vaya a experimentar en España una ampliación y una despenalización. La cosa se va a poner cada vez más dura, va a haber más persecución y tocará ver cómo respondemos a eso entre todas.

P: Entonces, ¿estas medidas que se están tomando desde arriba pueden condicionar en algún momento a la música contestataria?

R: Sí, pueden condicionarla pero a lo mejor les sale mal la jugada. Ellos no pueden perseguirnos a todos los que pensamos diferente porque no habría cárceles suficientes. Lo que hacen es crear un clima de crispación que les viene muy bien. Nos puede condicionar y tenemos que ser muy inteligentes para encontrar los caminos, las soluciones y las grietas del sistema para continuar minándolo en la medida en que podamos.

 

 

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

0 comentarios en «Panxo: “Si dijera lo que pienso, estaría en la cárcel”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *