Pablo López | Un mago sobre suelo valenciano

Pablo López | Un mago sobre suelo valenciano

El puerto de Valencia se vistió de gala para recibir a uno de los grandes del pop actual de nuestro país

Era miércoles 12 de agosto. Alrededor de las 20:30 horas se abrieron las puertas del recinto —situado en el muelle de poniente número 5 del puerto de Valencia— para que la gente, que estaba ansiosa al poder disfrutar por fin de un concierto de su artista favorito, entrara de forma ordenada (no sin antes conocer la normativa higiénico-sanitaria y ponerse gel desinfectante).

Sobre las 21:00 se cerraron las puertas y la gente se fue colocando en sus respectivas sillas, que guardaban la distancia de 2 metros entre sí. A eso de las 21:35 Pablo hacía acto de presencia, arropado por un público que nada más subirse al escenario rompió el silencio con aplausos y vítores. El malagueño correspondió con un saludo y una cálida sonrisa, indicadores del buen feeling que tiene este artista con sus fans.

El concierto contó con actuaciones tanto a piano como a guitarra. Entre canción y canción, el artista demostraba una vez más la buena sintonía que mantiene con su público y que tanto nos gusta. Hizo referencias a la situación actual marcada por la COVID-19 y a causas sociales, aludiendo a los derechos LGTBI en el tema “Hijos Del Verbo Amar”. Asimismo, con “Tu Enemigo” —canción que hizo con Juanes— consiguió llegarme profundamente todo y siendo latino, y no paré de cantarla como si quisiera que me oyeran en Alicante. Pablo, que posee una técnica de voz y de piano digna de grandes maestros, hizo un concierto muy completo tanto en el plano musical como en el personal.

Pablo López | Foto: Luis Jaime Blanch

Se trata de un artista que, con que conozcas uno solo de sus temas, es recomendable que vayas a verlo en concierto, pues disfrutarás tanto con esa canción como conociendo las demás. Es un espectáculo que goza de una buena calidad de sonido y de iluminación; donde cantas, saltas (cuando se pueda), ríes, lloras… un sinfín de emociones que se van alternando según suenan las canciones.

Personalmente, es un concierto que disfruté muchísimo. La hora y media me supo a poco, pero estoy seguro de que se ampliará la duración cuando la normativa lo permita y volveré a disfrutar de su música como un niño pequeño con un caramelo.

Luis Jaime Blanch

Luis Jaime Blanch

Arte como forma de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *