Nick Maylo: “Intento servir de espejo para que se pueda ver reflejado quien lo necesite”

Nick Maylo: “Intento servir de espejo para que se pueda ver reflejado quien lo necesite”

La humildad se tiene o no se tiene. Los artistas que crean su carrera musical partiendo de unos principios humanos básicos son los verdaderos triunfadores de una industria cada vez más dañina. Todo esto viene para elogiar a uno de los cantantes de la reciente edición de Operación Triunfo 2020. Nick Maylo (Barcelona, 2000) es uno de los músicos que mejor han aprovechado su salida del concurso de televisión con la publicación de dos grandes singles con gran acogida por parte del respetable. Su segundo sencillo, “Huracán”, viene con la firma discográfica de Sin Anestesia de RLM. La empresa ha apostado directamente por un chaval con mucho futuro por delante y con un gran discurso que mostrar.

Aprovecha su posición mediática para naturalizar su vida entre centros de acogida antes de conseguir una estabilidad vitalista proporcionada por su familia. Así, el ex concursante del programa de prime time de los miércoles de Televisión Española —con la edición ya finalizada— tiene mucho que contar tanto a nivel profesional como personal. Tanto es así que una entrevista de 15 minutos se tornó en una charla de más de 40. Siempre con amabilidad y simpatía, conseguimos tener una conversación muy interesante sobre muchos de los aspectos de su perfil artístico que podrás leer a continuación.

Pregunta: ¿Agobiado de las entrevistas o ya les estás pillando el punto?

Respuesta: La verdad que ya les estoy pillando el tranquillo porque ya llevo bastantes. Sin embargo, de hoy es la primera y no tengo tanta presión. La presión ya me la pondrás tú (risas).

P: Lo cierto es que, pese a que desde la academia os guían un poco sobre estas cosas, la presión social que debe tener un artista al tener tantos medios interesados en sus declaraciones debe ser bastante heavy, ¿no?

R: Sí, pero a su vez es emocionante y gratificante ver que hay gente a la que le interesa lo que haces, hablando claro. Sí que es un poco agobio pero cuando ya comienzas a gestionar las cosas mejor, empiezas a valorar realmente las cosas y es algo verdaderamente bonito.

P: Lo importante es que estás aprovechando el tirón que te ha dado Operación Triunfo y has publicado ya dos singles; uno de ellos, “Historias Robadas”, que lo has presentado incluso en el propio plató. ¿Eras consciente del trabajo tan constante que te esperaba una vez salieses y pisases de lleno la industria?

R: La verdad es que no y, sinceramente, hasta ahora he estado trabajando mucho pero ayer tuve una charla con una persona de mi círculo, bastante interesante, y todavía me voy a mover más. Estoy trabajando duro y, como me dijo una vez Lola Índigo: “Trabaja como un cabrón y escribe como un cabrón”. Así que quiero trabajar más y estoy ya pensando en nuevos singles y en hacer promoción de este que acabo de sacar.

P: Está bien seguir sus consejos porque a ella no le fue nada mal esa filosofía.

R: Nada mal. Siguiendo ese modo de trabajo se ha convertido en una de las artistas más relevantes del panorama (risas).

P: Bueno, tú de momento ya estás empleando esa táctica. Ahora presentas “Huracán”, tu segundo single, que sale bajo el sello Sin Anestesia de RLM. ¿Qué pasó por tu cabeza cuando saliste y viste que había profesionales de la industria que apostaban por ti?

R: Fue una sensación supergratificante que me pilló por sorpresa. En ese momento fue “Hostia, hay alguien que confía en mí y cree en mi proyecto”. Es increíble pensar que hay personas que quieren invertir su tiempo y economía para que mi carrera tenga un sentido y un apoyo. Eso es algo muy bonito. Tenía dos opciones potentes a nivel nacional y, aunque con las dos estaría cómodo, con RLM tuve una conexión más especial tanto a nivel profesional como personal.

P: ¿Y tú personalmente has apostado siempre por ti?

R: Lo cierto es que sí. Toda persona tiene sueños que busca alcanzar y siempre digo: “No hagáis ni puto caso si algún día tenéis un sueño y alguien os dice que no”. Este mensaje puede venir de los propios familiares, pero lo que hay que hacer es pasar de ello. Ellos quieren lo mejor para uno y es evidente que los sueños que cada uno puede tener son difíciles y la gente que nos quiere va a buscar que tengamos una economía estable. Por eso, siempre se nos acaba proponiendo que busquemos una vía más fácil. Es lo que siempre digo, el “no” no sirve de nada, te proporciona una estabilidad a corto plazo pero a lo largo de los años nos vamos amargando y volviéndonos más infelices.

P: Entonces siempre has tenido la intención de convertirte en artista, ¿no?

R: No sé por qué, sinceramente, pero desde pequeño siempre he pensado que quería dedicarme a la música. Me subí por primera vez a un escenario a los 12 años y antes ya tenía cosas con la música que no entendía ni yo. Todo el mundo —familias de acogida, educadores/as del centro de menores, etc.— me ha dicho que no y yo siempre he sido de los que miraban al frente y obviaba esas negativas. Es cierto que aún me puede faltar algo de confianza pero gracias a mi círculo familiar y de amistades, y también a mi círculo profesional y a mi constante trabajo personal, nunca he dudado de mí.

P: Es muy complicado llegar a esta posición en la industria y tú lo has conseguido gracias al programa. Ahora vemos a un Nick con las ideas claras, primero con un “Historias Robadas” donde impregnaba más la balada y después con un “Huracán” donde has querido explotar más matices potenciales de tu música. ¿Cómo nació este segundo tema?

R: El segundo tema surgió en el instante en que recordé un momento muy emocional que tuve con una chica, y en el que ocurrió una cosa que hizo que nos jodiésemos los dos. Más que enfado entre nosotros, lo llamaría decepción. En ese momento comencé a hacer la melodía, que me salió sola como si me la hubiesen enviado del cielo, y luego me vino la inspiración con el estribillo (ndr: en este momento Nick interpreta un trozo de su single). Como era un momento de cabreo en el que ambos estábamos en habitaciones separadas, yo me puse el mood oscuro con luces cálidas y con las ventanas bajadas. Todo para ponerme en sintonía con la historia.

P: A pesar del desgarro emocional, has dotado a este segundo single de una variedad estilística mayor incluyendo un poco de contenido urbano al final del tema. ¿Te ves buscando ese sonido en un futuro?

R: Me gusta mucho esta pregunta. Saqué “Huracán” porque quería seguir la línea de “Historias Robadas”, pero dotándola de un punto de lo que va a ser mi futura música. Es un hecho que mis futuras composiciones van a tener matices más electrónicos que permitan más el baile, aunque obviamente seguiré haciendo canciones sentidas que hagan emocionar.

P: Que un artista explore nuevas técnicas y fórmulas para enriquecer su música me parece algo superpositivo. Siguiendo con esto, sería muy interesante ver a ese Nick con ganas de arrancarse a hacer nuevos retos como, por ejemplo, cantar en catalán.

R: Sí, sería muy divertido la verdad (ndr: habla en catalán). No, ahora en serio, mejor hablamos en castellano que no estoy acostumbrado a hacer estas cosas en catalán salvo alguna entrevista que he dado a TV3 y tal (risas). Volviendo a la pregunta, lo cierto es que sí sería posible hacer algo en catalán de aquí a un tiempo. No sé cuándo pero sí, muy posible. 

P: A ver, es evidente que tu público tiene preferencias por donde quieren que tires. ¿Eres de hacerte guiar por ellos o de seguir tus propias preferencias a la hora de ponerte manos a la obra?

R: Permíteme que te haga una pregunta, ¿qué crees que busca mi público de mi música?

P: Pues después de haber escuchado dos singles como “Historias Robadas” o “Huracán”, serán más proclives de seguir escuchando ese pop más entregado. Sin embargo, yo siempre soy partidario de la variación musical.

R: Pues sí, totalmente. El siguiente single va a ir por ahí aunque va a ser algo diferente, más movido. Es algo que también pide mi público y ahí lo tendrán. Ellos quieren algo y lo sé, y yo soy consciente de sus preferencias porque de hecho mi música va dirigida a ellos; aunque le daré mi toque personal.

P: Ahora tienes una legión de personas que vas a soportar durante toda tu carrera discográfica. Los fans conseguidos en Operación Triunfo son para toda la vida, ¿eres consciente de ello?

R: Soy consciente de ello aunque no me da ningún vértigo, al contrario, me da amor. Ahora que estoy preparando un evento para ellos con concierto en acústico, me gustaría saludar como Dios manda a cada persona que viniese, aunque por el maldito COVID-19 no podré. Si no fuese por esto, les daría un abrazo que durara toda la eternidad.

P: Es una de las oportunidades que te ofrece el programa: arrancar tu carrera con una base de fans bastante sólida. Eso hace que tu último single, ya sin la ayuda de la cuenta de YouTube de OT, tenga casi 70.000 visualizaciones en un día. ¿Te sorprende?

R: Te voy a comer a besos pero ¿sabes qué pasa? Que no sabía cuántas visualizaciones tenía porque no lo quería mirar (risas). El caso es que no quería comprobar los datos de visualizaciones ni de sensaciones porque no me quiero estresar ni agobiar en si va bien o mal. Yo quiero hacer la promoción con la discográfica y ahí se iría viendo cómo funciona la canción.

P: Pues lo siento por ese pequeño spoiler, aunque el éxito que está teniendo lo comprobarás por primera vez en el showcase que harás en la Moby Dick de Madrid el 22 de julio. Cuéntanos qué se encontrarán tus fans en ese encuentro.

R: Lo que se van a encontrar será una experiencia o una vivencia más que un concierto al uso. Mi intención es formar un concierto que haga que el espectador siempre se consiga sorprender con algo. Que se salga de ahí y se diga: “Hostia, algún día tengo que traer a un amigo” porque gracias a ver esto, a una canción o a una emoción transmitida, puedo ayudar a la gente a aprender algo. Intento servir de espejo para que, quien lo necesite, se pueda ver reflejado. Lo que quiero conseguir con mi carrera musical es poder ayudar a la gente a estar mejor.

P: Una de las grandes bazas de todo artista es esa, la capacidad de crear emociones y aprendizajes en la persona que le escucha.

R: Efectivamente. Si te das cuenta, en “Huracán” hablo de la no dependencia, de salir de una relación que sabes que no es buena. Quieres estar con una persona pero sabes que ella te está utilizando por cualquier cosa, por lo que sabes que esa relación es una mierda. ¿Y qué pasa? Que por dependencia o por falta de confianza en nosotros mismos permitimos eso. Hay una frase que dice “es mejor estar solo que mal acompañado”.

P: Sin embargo, “Historias Robadas” tenía un mensaje muy diferente.

R: Ese tema en concreto hablaba de que cada uno es el navegante de su barco, y obviamente nos han pasado cosas difíciles y nos van a seguir pasando, pero nosotros controlamos cómo nos van a pasar. Nosotros podemos controlar nuestras emociones y ver cómo las jugamos, y mis canciones —al menos las baladas o esas canciones que tienen más mensaje— van a ser para poder mostrar mi punto de vista de la vida. Soy una persona que ha vivido muchas cosas y no puedo enseñar nada a quien no quiera ser enseñado, pero sí puedo mostrar mi punto de vista y que la gente pueda ver la vida a través de mis ojos.  Estas emociones se muestran cantando y qué mejor sitio para descubrirlo que en mi primer evento.

P: En los comentarios de la publicación hay gente que promete viajar desde Murcia, Girona o Málaga.

R: Eso es algo muy bonito. El único lugar en el que he cantado en directo, aparte del plató de Operación Triunfo, fue en la sala La Riviera de Madrid y vino gente de Mallorca para verme cantar solo una canción. Es una locura y, como siempre digo, esto está pasando y no sé por qué. Esto lo que me hace pensar es que la gente que escucha mi música se merece lo mejor, por lo que busco hacer las mejores canciones posibles con un buen mensaje para devolver ese cariño y esa ayuda. O simplemente para que disfruten, no hay que ser tan intenso como yo, que siempre busco mejorar drásticamente en todos los aspectos.

P: Pero eso no es malo, ¿no?

R: No es malo en pequeñas cantidades, pero como todos sabemos, los extremos sí que son malos. El caso es ese, que mi música es para desconectar y conectar con la emoción que quiere uno.

P: ¿Has tenido algún problema por la calle con alguno de estos fans? Sobre todo ahora que estamos en etapa post confinamiento y hay que guardar unas distancias.

R: La verdad que no. Sinceramente, las personas que me siguen son muy respetuosas y es una maravilla poder tenerlas. Creo que lo que transmito, aunque todo el mundo se crea que soy un flipado por mi forma de ser o de posar en las fotos, es paz y pureza. En líneas generales, naturalidad. Entonces creo que la gente que escucha mi música es igual que yo en ese sentido. No te voy a engañar en que me he encontrado de todo, pero en general la gente es superbonita.

P: Algo distintivo que tiene haber salido de este programa es que los espectadores creen conocer a fondo toda tu vida, tanto en el aspecto público como el privado. ¿Cómo has lidiado con ello?

R: He lidiado bien con ello, la verdad. A veces se paraba alguien de tercera edad y venía a abrazarme en el tren, pero yo encantado de poder darle abrazos a todo el mundo (risas). Y que conozcan mi vida no me preocupa. Justamente lo que me gustaría hacer con mi historia, que es diferente a las demás —ni mejor ni peor, solo diferente—, es que sirva de inspiración a otras personas. Por eso, yo encantado de que la gente pueda conocer parte de mi vida sin tapujos.

P: ¿Entonces prefieres esto a que se te conociese únicamente por el aspecto profesional?

R: Obviamente, poniendo unos límites a lo que se conoce de mi vida personal, porque hay cosas privadas que se van a venir conmigo; pero hay cuestiones de mi vida que hay que naturalizar y explicar. Algunas cosas que he vivido no merecen morir conmigo, ahora tengo la posibilidad de reflejar un hecho que sucede pero no se cuenta ya que soy una persona pública. Voy a aprovechar todas las experiencias que he vivido para intentar ayudar a las personas. Yo, por ejemplo, ya estoy en proyectos con gente de centros de menores y siempre buscaré servir de inspiración a esas personas que lo necesiten.

P: Un logro, sin lugar a duda, es trasladar una realidad latente que le ocurre a muchos chavales a lo largo del mundo, al horario de prime time de la cadena pública.

R: También depende de la gente que pueda ver eso, porque hay quien me trata de victimista. Ahora tengo un bloqueo emocional brutal, tanto que he llorado más dentro de la academia que en toda mi vida. Yo nunca hablé de forma directa dentro de la academia sobre mi situación, por lo que no entiendo esas acusaciones de victimista.

P: Siempre se pone la lupa sobre la gente pública. A los concursantes de OT os ha pasado siempre con la denominación de “triunfito”. ¿Crees que sigue existiendo este estigma social?

R: Sí, pero yo creo que es normal. Hay rabia y envidia, y lo entiendo, porque puede molestar que una persona se consiga un puesto en la industria musical en un tiempo tan rápido gracias a la plataforma que te da el programa. Eso jode a una gran cantidad de músicos que llevan la hostia de tiempo intentando hacerse un hueco. Voy a ponerte como ejemplo a mi madre, que es cantautora y siempre me ha dicho: “Si quieres dedicarte a la música, te tocará picar mucha piedra”. Entonces me jode que tengan una palabra como “triunfitos”, que no debería ser mala, para desprestigiarnos; aunque lo puedo llegar a entender.

P: Pero para llegar a ser uno de los seleccionados también se tiene que hacer un duro trabajo.

R: Quizá no he picado tanta piedra a nivel musical como otros, pero también me lo he currado y he hecho un gran trabajo en otras facetas desde el día que nací. No sé, cada uno hace el trabajo que le toca en la vida y yo puede que haya tenido suerte en este sentido. Aun así, cada uno ha tenido que pasar diferentes baches para llegar a donde está, aunque también entiendo la rabia que algunos pueden llegar a tener hacia nosotros los “triunfitos”. Entiendo a esos artistas que están buscando hacerse un nombre porque tengo una madre que está en la misma situación y, por ello, hemos tenido que pedir alguna vez comida a ayudas sociales. Con la mierda que he pasado me jode que se me desprestigie de esta manera, además teniendo familiares que también son músicos no reconocidos.

P: Puede ser quizá falta de empatía. Hay que recordar que el trabajo posterior al programa es muy importante y si no que se lo digan a grandes músicos como Manuel Carrasco, Bisbal, Aitana, Lola índigo, Pablo López y un largo etcétera.

R: Falta de empatía o hablar sin saber. Porque una persona que critica eso puede no saber que mi familia está en sus mismas condiciones. El juzgar sale por nuestras propias inseguridades y sale rentable ir a recriminarle algo a la persona a la que le va bien. Y yo lo entiendo porque a mí me ha pasado también y lo he hecho inconscientemente, y ahora que me he dado cuenta lo intento cambiar. Individualmente me comencé a dar cuenta de que una de las cosas que más rencor recoge es la envidia hacia los demás. Hay que alegrarse por la gente porque toda la energía que tú envías se te devuelve.

P: Estamos también en un momento donde las redes sociales se ven más impregnadas de odio que de afecto.

R: Cada uno tiene su vida, sus problemas y cada uno intenta llevarlo lo mejor posible. Me jode porque con mi música intento cambiar el pensamiento a la gente, obviamente no quiero ser como una máquina que cambie una memoria por otra (risas); porque la historia de cada uno hace a la persona que se es hoy en día. Pero lo que sí que quiero es ayudar y entiendo que la gente esté indignada porque hay muchos temas que están mal, además de los problemas que puede tener cada uno.

P: Nos toca ir acabando, hemos sobrepasado con creces el límite de tiempo así que quiero que me digas, para cerrar, qué nos espera de Nick en el futuro.

R: Lo que se va a ver de mí en el futuro será a un artista versátil. Mira, hace poco hice un directo hablando sobre Abraham Mateo, que tuvo una crítica negativa de la hostia durante toda su carrera y que tenía un fandom relativamente pequeño, pero él seguía trabajando duro a pesar del desprestigio que la gente le tenía. Y en Twitter hubo gente que lo llegó a comparar conmigo por el hecho de ser un artista que algunas personas desprestigian e infravaloran, y efectivamente yo trabajo como él, independientemente del número de personas a las que le guste mi música. Yo nunca voy a decir nada con mala gana, siempre con respeto y de forma natural para transmitir un mensaje.

En definitiva, mi carrera tendrá un hilo conductor que irá cogiendo ideas de otros estilos para proporcionar esa versatilidad tan importante hoy día. Para ello, me tocará alimentarme de mucha música para encontrar lo que van a ser mis siguientes singles. Entonces, ¿qué se va a ver? A un Nick versátil y cada vez más mejorado.

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Un comentario en «Nick Maylo: “Intento servir de espejo para que se pueda ver reflejado quien lo necesite”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *