Narco: “Somos el único grupo en condiciones de rap metal en castellano”

Narco: “Somos el único grupo en condiciones de rap metal en castellano”

La banda está inmersa en una gira despedida que les permitirá descansar por un tiempo indefinido

“Sois de la revista Pronto, ¿no?”, preguntaban Distorsión Morales y Agujeraco cuando entrábamos a su camerino. Narco (Sevilla, 1996) es una de las bandas más directas que ha dado la escena nacional. Nacieron en el barrio de la Macarena y, desde allí, han conseguido contagiar a todo el estado con su música llena de estilos e influencias. Capaces de gustar al bakala, al rapper y al punkarra.

Pregunta: Ya se puede hablar de Espichufrenia como un éxito. Querido por todos vuestros fans, se ha convertido en todo un reclamo. ¿Pensabais que iba a funcionar tan bien?

Respuesta: Siempre se hacen las cosas pensando que vamos a liarla y queríamos que fuera un pelotazo internacional rollo Madonna. Era una apuesta arriesgada y estamos encantados que saliera como ha salido.

P: Era una apuesta más dicharachera y divertida.

R: Claro, refleja nuestro estado actual. Somos unos tíos con mucha guasa, nos encontramos muy bien, no nos falta de nada… Tenemos nuestros problemas, pero los tapamos.

P: Temas como “Yoni El Robot”, “Suicídate” o “Mi Madre es una Yonki” ya están siendo más pedidas que otras más clásicas y asentadas como “Chispazo”, “Tu Dios De Madera” o “Puta Policía”.

R:  A mí me mola ir sacando temas nuevos y renovar repertorio, no vamos a estar toda nuestra carrera tocando solo temas de cinco o seis años atrás. Tanto para el público como para nosotros mismos, para no aburrirnos. La gente siempre recibe los temas nuevos muy bien, y este último disco ha atraído también a mucha gente joven. En nuestro repertorio siempre mantenemos esa política de tocar lo nuevo porque es lo que mantiene al grupo vivo con energía y con ganas de tocar. Si estuviéramos tocando los mismos temas de hace 25 años estaríamos hasta el carajo.

P: ¿Cuál es el secreto de vuestro éxito?

R: Conocernos, este y yo (ndr: Distorsión Morales y Agujeraco). Bueno, en verdad fue Agujeraco el que me conoció a mí, es nuestro Monchi.

P: Habéis llegado a colaborar incluso con Chimo Bayo.

R: Para nosotros eso ha sido un antes y un después. La verdad que estamos muy contentos de haber estado con él y haberlo conocido. Es un ídolo. 

P:  Hay gente a la que le ha gustado esta colabo, pero a otros seguidores no tanto.

R: Hay que verlo como un concepto. Entra dentro de nuestra movida: la fiesta. Fue acabar el último single del disco y se gestó intentando ponerle una fricada a un disco de por sí muy loco. Fue el broche final, la guinda.

P: ¿Os hubiese gustado existir como banda, ya que hablamos de Chimo Bayo, en la famosa Ruta Del Bakalao?

R:  Existíamos, de hecho, el Agujeraco fue. Como banda nos pilló un poco tarde, aunque sí conseguimos ir a sitios como Chocolate. Aunque hay que decir que, a pesar de que la Ruta del Bakalao fuese una gran movida, en Andalucía hemos tenido el fenómeno breakbeat. Hay un montón de historias dentro de esa corriente que, por lo que sea, no han llegado a tener tanta trascendencia fuera.

P: ¿Se puede hablar de influencia? ¿O es estilo propio?

R: Nosotros no hemos inventado nada, en esos tiempos ya estaban ahí estos sonidos. La película cambió cuando los metaleros comenzaron a empastillarse con éxtasis. Eso fue la revolución y pasó allí. Los de la Ruta del Bakalao escuchaban música industrial como Front 242 o Sisters of Mercy. Fue un momento en que el rollo guitarrero estaba muy unido al bacalao. Era un momento de mucha droga, ahora los chavales consumen vaporetas, cachimbitas, Monster e Instagram. Esa droga sí que es mala.

P: Y vosotros, en vuestro último trabajo, comentáis que lo vuestro es la “Espichufrenia”. ¿Qué es?

R: La Espichufrenia es nuestra droga y cada uno de nuestros temas tienen diferentes consecuencias. Cada uno que lo pille como quiera, nosotros nos quedamos con que es nuestra droga ideal, con la mala suerte de que es inventada.

P: Narco es un grupo acostumbrado a dar tralla sin descanso. ¿Cómo es para Distorsión Morales subir a un escenario en muletas con lo que esto conlleva?

R: Está muy guay, tío. Lo hemos incorporado al show como un atrezo más y teníamos pensado ponerle unos neones, un botón para lanzar paquetillos y más pequeñas movidas para tunearlo (risas). Siempre me han gustado los cantantes con muletas como Natxo de Cicatriz y las personas que se suben a un escenario estando un poco baldadas. Que nosotros no somos deportistas, somos golfos; los golfos se caen por ahí y esas cosas.

P: ¿Y no habéis pensado posponer conciertos hasta que la pierna no esté recuperada?

R: Qué va, si esta gente tiene hijos y todo. Todo lo contrario, si se ha roto la pierna queda más guay y original encima del escenario. Encima se jode porque tiene que ir en una furgoneta pequeña con la pierna doblada.

P: Entrando un poco en la rifa de géneros, Narco se mueve sin dirección aparente. ¿Cómo os catalogaríais vosotros? ¿Rap Metal?

R: Se nos queda un poco pequeña la etiqueta, pero para explicarle a alguien que no tiene ni puta idea del grupo, puede valer. Lo que pasa es que se nos ha quedado chica porque, aunque principalmente hacemos rap con guitarras, le metemos muchas más cosas como punk, hardcore, electrónica, folclore andaluz e incluso reggae. Todo lo que vemos y nos gusta se lo añadimos.

P: Actualmente vemos una corriente que ha puesto de moda al rap, aunque eso no haya difundido también el crecimiento de los grupos de rap metal.

R: El rap se pone de moda siempre cada cuatro años, por el contrario, el metal está cayendo tela y se puede ver reflejado en el Leyendas del Rock, que ha caído considerablemente respecto a otros años. En castellano, el único grupo de rap metal en condiciones es Narco, el resto que hay por ahí no rapea de verdad.

P: Y siguiendo en las corrientes musicales de moda, ¿qué opináis del trap?

R: A nosotros nos gusta el trap auténtico, el de Atlanta. Nos gusta mucho Gucci Mane, Young Thug, etcétera. Los chavalitos de aquí, sin embargo, no son como los americanos. Pero hay de todo, cosas comerciales de mierda y otras más underground que son una pasada. Ahora, con la masificación que ha tenido, le han querido meter muchas más cosas que no van para nada con el estilo. El trap se deja de críticas sociales porque es la música del punto de venta. La palabra “trap” significa “punto”, es el sitio donde tú vas a comprar droga. Por eso, esa música va a hablar de droga y todo lo que no sea eso, no es trap. ¿Cómo no nos va a molar el trap si nuestras letras casi siempre hablan sobre drogas?

P: Para finalizar, estáis acabando la gira y delante se ve un futuro incierto. ¿Qué os deparará el futuro?

R: Este año, lo primero que vamos a hacer al acabar la gira, va a ser ir a un centro a desintoxicarnos. No sabes el enganche que llevamos encima. Entonces ya no nos podremos llamar “Narco”, pasaremos a ser “ex-narco” o “reto” (risas). Pero ahora, hablando en serio, sí que vamos a pegarnos unos años de parón, que nos hace falta. Aún no sabemos la duración, pero será suficiente para retomar las fuerzas.

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *