K.Libre.50: “Hay déficit de hardcore en el rap patrio”

K.Libre.50: “Hay déficit de hardcore en el rap patrio”

Se han unido dos personas que ven el hip-hop de forma diferente. Por un lado, está el mediático Nerviozzo (Duo Kie) para aportar su carácter hardcore a las composiciones de este nuevo proyecto. Y por otro lado, un desconocido Rush Blacka aporta la incógnita, esa novedad que hará este grupo más necesario de escuchar. Así se forma K.Libre.50, una nueva fórmula musical que busca conseguir la referencia del rap agresivo y mueve nucas que tanto apasionaba y que, de la noche a la mañana, parece haber desaparecido. No perdimos la oportunidad de hablar con sus dos protagonistas para que nos dieran, de primera mano, las claves de este nuevo proyecto.

Pregunta: K.Libre.50 os junta al ex-Duo Kie Nerviozzo y a Rush Blacka. ¿Por qué decidisteis unir fuerzas en este proyecto?

Blacka: Aparte de compartir gustos musicales e inquietudes decidimos hacerlo porque la música va tan unida a nuestras vidas que seria impensable vernos no haciendo rap, ya sea una manera mas activa o mas pasiva sera nuestra condena para siempre, coincidimos en una situación personal bastante caótica y jodida, decidir juntarnos para hacer un grupo fue un poco nuestra terapia y la forma de volver a levantar cabeza, así que prácticamente salió solo.

Nerviozzo: Supongo que la respuesta es “¿Y cómo no hacerlo?”. Conocí a Rush de gira con Duo Kie, y después de verle en directo decidí proponerle hacer movidas juntos, porque es el cabrón que no levanta el pie del acelerador jamás. Y yo, según pasan los años, me encabrono más y más, así que era la solución perfecta para traer de vuelta el hardcore a un país en el que de repente, oh casualidad, andan todos los Mc ́s enamorados (risas).

P: Estáis preparando el lanzamiento de “Krakkatoa”. ¿Qué podemos esperar de este LP?

Nerviozzo: “Krakkatoa” es un disco que hemos intentado hacer con el hardcore siempre presente. Creo que hay un déficit en ese campo últimamente en el rap patrio, y como dijo mi colega Coke Céspedes: “Que le voy a hacer si no he nacido para el soul…”

Blacka: Pues sin miedo a que suene a topicazo, es un disco muy variado. Ambos venimos del mas absoluto hardcore, Nerviozzo a nivel mas profesional y yo a nivel mas underground. Así que la idea de salirnos un poco de nuestra abanderada muerte y destrucción continua era necesaria, sobre todo porque teníamos cosas que contar y sentimientos variados que exponer dentro de nuestro sonido duro inconfundible, que de eso si que no vamos a librarnos, porque nos define y, porque sobre todo, no nos da la gana.

P: Hemos podido escuchar dos adelantos, “Napalm” y “Pa Qué Correr”. ¿Seguirán todos las misma línea del rap hardcore o habrá tiempo para reinventarse?

Blacka: Hay tiempo (risas). En este disco ya nos hemos reinventado. Como he dicho, era inevitable. Aparte de cosas que contar también nos pareció muy atractiva la idea de patear ritmos que nos supongan un reto (para hacer lo de siempre, siempre hay tiempo…). Así que si, nos hemos reinventado sin perder la esencia de cada uno. Yo juego con ventaja, porque la mayoría no sabéis cual es mi esencia, y mejor (risas).

Nerviozzo: Hay alguna cosa que sorprenderá a los fans en cuanto a sonido, porque hacer siempre lo mismo es muy muy aburrido, pero las temáticas no son light en absoluto. Tenemos tracks que tratan temas tan peliagudos como la muerte, o tan universales como la adicción a las redes sociales, por poner algún ejemplo.

P: En “Napalm” hemos podido escuchar una vuelta al rap más crudo con dos formas diferentes de entender el rap que empastan muy bien.

Nerviozzo: Gracias, esa es una de las razones por las que el hardcore me aporta tanto a nivel musical, porque tiene muchas más capas y formas de entenderlo de lo que la gente suele creer. Rush y yo somos paginas diferentes del mismo libro, entendemos que la música tiene que hacerte sentir, sea lo que sea, pero te tiene que remover por dentro y por fuera, y la gente suele asociar “sentir” con cosas bonitas o agradables, cuando también puedes sentir rabia, ira o asco. Y nosotros somos mas de lo segundo que de lo primero…

Blacka: Efectivamente. En muchos aspectos musicales somos diferentes, como debe ser, pero en la esencia muy parecidos, por eso nuestros estilos se complementan tan bien.

P: Contáis con la colaboración de Endikah en “Pa Qué Correr”. ¿Por qué decidisteis que fuese él? ¿Qué os une?

Nerviozzo: Endikah y yo nos conocemos desde hace más años de los que recuerdo y siempre me ha parecido que ha sido fiel a su estilo, pasando de las modas de cada época, es un crack y no podía faltar en “Krakkatoa”.

Blacka: Es colega y aparte tiene esa esencia a hip-hop que muchos hoy en día no tienen, por eso nos flipó la idea de un temita con él, el cual salió con un “eeeeh… vale.”. Así de sencillo.

P: Lo cierto es que el hardcore no vive sus mejores momentos dentro de la escena. ¿A qué creéis que es debido?

Blacka: Personalmente, pienso que esto se debe a las ganas de llegar a más publico. En su día ​te enorgullecías de conseguir llegar al gran publico con tu esencia y sin “venderte”, como se decía entonces. Ahora todo vale para llegar a la fama, esto ha hecho que los artistas tiren de penalidades como Álex Ubago, fotos de guapos a lo Justin Bieber y poperizar mucho más toda la esencia artística. Eso ha hecho que el rap entre en el gran mercado del pop. Hoy en día los propios artistas son los primeros en censurar la libertad de decir lo que quieren en sus letras, pero se quejan cuando el gran ente gubernamental nos tiene cada día mas censurados en todo, ironía de la vida. El resultado es este, el hardcore apartado del mercado, porque según ellos hiere la sensibilidad. Ellos, como siempre, eligen hasta donde tenemos la sensibilidad.

Nerviozzo: Coincido con Rush. La escena se ha ido ablandando hasta el punto de que casi no es reconocible como tal. No me malinterpretes, la música debe evolucionar por supuesto, en todos los sentidos, siempre que el objetivo sea el desarrollo personal como artista. Pasa un poco como en el cine en mi opinión, que cuando prima más el ansia de beneficios que el arte en si mismo, termina pervirtiéndose hasta un punto absurdo en el que ya no importa lo que se haga mientras dé el mayor volumen de pasta posible. Es triste ver a artistas que respetas de toda la vida reconvertidos en algo irreconocible sólo por ganar pasta. Triste pero cierto.

P: ¿Os preocupan las visitas? Nerviozzo viene de un Duo Kie que registraba millones de reproducciones.

Nerviozzo: Más que las visitas, nos preocupa la repercusión y el legado. Los millones de visitas ayudan a ser más conocido y eso nunca viene mal para este negocio, pero no es el fin en sí mismo. Intentamos que lo que hacemos, perdure en el tiempo. La tendencia “fast-food” que se da hoy en la escena, no solo en el rap, no me representa en absoluto, ni me interesa ser parte de ella en ningún aspecto. No hago rap por ser famoso. Nunca lo he hecho. Seguiré haciéndolo hasta el mismo día que muera, aunque sólo lo oiga yo, porque es una necesidad vital, tanto como respirar o reír.

Blacka: A mi me la sudan.

P: Sin embargo, estamos viendo una subida mainstream del rap de barrio de artistas jóvenes como Fernando Costa, Natos y Waor, Delaossa o Ayax y Prok. ¿Consumís esta música?

Blacka: Por supuesto, no puedes evitar escuchar chavales que lo están petando y encima estos que has nombrado en especial lo han hecho manteniendo la esencia del barrio y por sus propios medios. Y encima lo hacen bien. Hay otros mucho que me incitan a querer atropellarlos con el coche… Pero también gente de más años, así que eso tampoco ha cambiado.

Nerviozzo: Es una subida lógica y natural, el cambio generacional es sano e inevitable. Así ha sido siempre y lo será por los siglos de los siglos. Si no menudo coñazo estar oyendo siempre a los mismos (risas). De todas formas, yo no suelo oír mucho de lo nuevo que se hace, no porque no me guste, que hay cosas nuevas muy guapas y potentes que se están haciendo hoy en día, si no porque soy un arcaico cabrón y si me sacas del rap del 93 al 98 poquito escucho, la verdad.

P: Lo que voy a preguntar es clásico pero no tanto. Mientras Locus se ha pasado a un rap más calmado y consentido, tú (Nerviozzo) sigues fiel a la garra.

Nerviozzo: Me lo tomaré como un cumplido (risas). Cada uno es libre de hacer lo que más le apetezca en el momento de la vida en el que está, y Locus decidió que quería dar otro rollo a su música, lo cual es totalmente lícito. Personalmente no es un estilo que me guste especialmente, pero tiene su público y yo respeto eso. Sinceramente, no sé muy bien lo que esta haciendo ahora, así que tampoco puedo opinar con conocimiento de causa.

P: Y respecto a Rush, ¿en qué se diferencia la música de Blacka en solitario con la creada en K.Libre.50?

Blacka: Aunque la esencia no se pierde, es inevitable que haya ciertas diferencias. En K.LIBRE.50, Blacka es un soldado, ha salido a defender lo que piensa y se siente armado hasta los dientes, sobre todo porque el gran público no le conoce. En solitario, Blacka lleva muchos años haciendo rap, por lo tanto dentro de mi guerra interna estoy mas relajado y sin ningún miedo absoluto a exponerme, a rapear ritmos completamente diferentes sin limites, a decir lo que quiero de la manera mas visceral, aunque más de uno se lleve las manos a la cabeza. En K.LIBRE.50 defiende una trinchera, en solitario sale a pecho descubierto.

P: ¿Y te importan las comparaciones con tu compañero de grupo a nivel de popularidad?

Blacka: En absoluto, de hecho me gusta la libertad que te da la “desventaja” de ser menos famoso (risas). Quieras o no la fama te crea cierta presión que te hace trabajar con cierto miedo a que lo que hagas no pueda gustar, yo me corro ​cuando escribo pensando que no le debo nada a nadie. Cuando sacamos un tema, la gente escucha más a Nerviozzo, lógico, es el famoso del grupo… Pero, cuando dejen de cegarse por ello, descubrirán a un negro que sería capaz de salir al escenario con la polla fuera porque se la suda todo (risas). Son todo ventajas para alguien como yo que no es precisamente fama lo que le mueve. Me gusta que haya curro y medios para exponer nuestro trabajo, pero lo de ser el famoso al que le piden fotos se lo dejo a mi hermano Nerviozzo.

P: Volviendo a ti Nerviozzo, muchos comentarios al grupo es gente “esperando” Colapso Nerviozzo. ¿Es esta su transformación?

Nerviozzo: No son muchos, son unos cuantos que, además, están reclamando lo que es suyo, y les contesto a todos personalmente solucionando si ha habido algún problema con su envío. “Colapso Nerviozzo” ha sido el disco en el que más esfuerzo y cariño puse y por el que, al mismo tiempo, casi me hace abandonar la música. Pero ya se están enviando las últimas recompensas que faltaban por entregar, así que ya no hay tal “problema” con “Colapso Nerviozzo”. Sinceramente, estoy muy sorprendido, para bien, con el trato de la gente al respecto de la tardanza en terminar de entregar las recompensas. He recibido literalmente cientos de mensajes de apoyo y son esos mensajes los que han hecho que no tire la toalla, y que me han hecho comprender que con cojones y esfuerzo se sale de cualquier agujero, por muy profundo que se vea cuando miras desde el fondo. Así que contestando a tu pregunta, no, K.Libre.50 no es una transformación ni nada parecido de “Colapso Nerviozzo”.

P: Decíais en vuestro tema “Sangre en el Papel”, single de 2018, lo siguiente: “Los que no saben rapear se pasan al trap”. ¿Seguís pensando eso?

Blacka: Eso lo dice Nerviozzo, yo pienso que para muchos el trap ha podido resultarles mas fácil que el rap, hay un poco mas de dejadez, si prefieres “anarquía” a la hora de escribir, el rap dentro de la absoluta libertad requiere estructuras, barras, etc. Así que requiere de más esfuerzo. Eso si, hay peña haciendo trap que me flipa, en todo siempre hay gente que lo hace bien y gente que imita y lo hace como el culo, sobre todo en esta era de hacer la gracia. Y por desgracia, a pesar de haber gente muy buena, solo vemos a los mismos de siempre haciendo el tonto.

Nerviozzo: El trap, musicalmente hablando, me mola bastante, es una evolución cojonuda. Lamentablemente, en el aspecto lírico, en general, deja bastante que desear, y esto es una opinión personal, por supuesto. Hay gente que rapea que flipas y lo hace sobre trap. El problema está en que si coges a uno de estos que hacen la movida esa rara de decir palabras sueltas, sin sentido, con una tonelada de autotune absurdo y le pones la acapella encima de un beat de BoomBap clásico, es la movida mas chunga e insoportablemente inaudible que puedas oír en tu vida. Sin embargo, aquel que rapea con cojones y sabiendo lo que hace y por qué lo hace, le puedes poner a rapear encima de la música del telediario si quieres, que seguirá sonando cojonudo.

P: Los que más están triunfando dentro de esta escena son los propios traperos.

Blacka: Bueno, se empieza a ver otra vez a chavales dándole muy duro al rap clásico eh… Es verdad que el rap ha tenido y tiene su ciclo, pero todo acaba volviendo. Allí tienes a los nombrados Ayax y Prok, Hard Gz, Anier, Delaossa y muchos mas que están ahora bastante más en los móviles de los chavales que muchos del trap que estaban reventándolo. Pero sí, el trap ha tenido y tiene su momento de gloria.

Nerviozzo: En general sí, pero siempre puedes investigar un poco y encontrar cosas increíbles actuales que ni se acercan al trap. Run The Jewels o Gorilla Nems, por ejemplo. No sé, hay mucha escena mas allá del trap.

P: ¿Se está perdiendo la letra contestataria en la escena urbana?

Blacka: Por desgracia el gran público siempre ha sido y será lo más maleable del mundo, van siempre a lo que se escucha o los grandes medios venden en el momento. Y en la música “urbana”, el hablar de nada, ser vídeo viral o enamorar a las niñas de 14 años es lo que se lleva, así que decir cosas serias en las letras no vende, es como “bah, no me cuentes lo mal que está todo”… Y así de bien nos va, se ha perdido todo lo conseguido en cuanto a derechos y libertades, y encima los críos, que son el futuro, no saben ni qué es eso, pero te manejan un Ipad con 2 años… Si, se ha perdido.

Nerviozzo: Estamos en una sociedad en la que no importa que el mundo se vaya al carajo, importa si tienes el último iPhone. Ser contestatario ya no es una virtud, es una traba para llegar a conseguir más views y conseguir más pasta sin tener que ​currar más por ello. No todo el mundo es así, evidentemente, pero es casi vergonzoso ver lo que hace la peña por pasta, así que estando todo como está, ya me contarás dónde encaja ser contestatario y mosca cojonera.

P: Desde fuera, parece que ya no interesa por miedo a las represalias.

Blacka: Yo creo que la mayoría sí que tiene miedo a las represalias, estamos en la era de la indignación y siempre hay un ofendido. Eso, unido a las represalias que viene dando este gobierno tan democrático por decir en tus letras algo que has visto en las noticias de sus propios medios oficiales, o en un tweet, ha surtido su efecto. El arte es de lo más censurado y castigado en este país, así que muchos artistas en general optan a no mojarse.

Nerviozzo: Estoy de acuerdo. La peor de la censuras es la que uno se impone a sí mismo por miedo. Y esa es la censura que estamos viviendo en este país de chirigota.

P: Para finalizar, qué nos deparará este dúo en el futuro? ¿Gira nacional?

Blacka: Si, todo grupo tiene como misión exponer su rollo en directo, así que giraremos por supuesto, de momento tenemos a la maquinaria trabajando en ir sacando el disco y el resto en atar los cabos para los directos. Iremos informando, estad atentos a las redes sociales y demás medios de K.Libre.50.

Nerviozzo: Amén, hermano.

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *