Elena Rose: “Para mí es muy inspirador poder hablar más allá de la música”

Elena Rose: “Para mí es muy inspirador poder hablar más allá de la música”

La artista de tus artistas favoritos. Muchos conocen a Becky G, Selena Gomez o Rauw Alejandro pero poco saben que Elena Rose (Miami, 1995) está detrás de la mayoría de los hits de estos cantantes. Habiéndose desarrollado como compositora, la artista dio un paso más en su carrera y al bloc de notas y el bolígrafo le ha sumado el micrófono. Desde su inmersión en la escena musical el año pasado con “Sandunga”, ya son 8 singles que llevan el nombre de Elena Rose en el título y esto es solamente el inicio. Aprovechando el estreno de “Pimienta”, a pesar de que a los pocos días se ha lanzado “Picachu“, charlamos con Elena a través de una videollamada sobre su enfoque musical, sus inspiraciones, su carrera como compositora y el significado de la palabra artista.

Pregunta: Antes de “Picachu” estrenaste “Pimienta”. Una vez reposado el tema, ¿cómo calificas su acogida?

Respuesta: Súper bien. Me ha encantado que la gente haya conectado mucho con la canción. Le está yendo muy bien por España y eso me hace muy feliz. España, al igual que Argentina, es un país que siempre me ha apoyado muchísimo y es muy cool.

P: Dices que el tema es un “himno para un corazón roto que al fin sanó”. ¿Fue un alivio para tu salud mental una vez que habías terminado de escribir la canción?

R: Al 100%. Lo comentaba esta misma mañana, fue una canción que me tomó meses escribir. Cada vez que la empecé a escribir, me sentía muy mal y estaba muy triste. Luego me iba sintiendo cada vez mejor y fue una resolución para mí terminar la canción.

P: ¿Escribir te sirve como autoterapia emocional?

R: Sí. Me sirvió para comunicarme también. A veces me da un poco de ansiedad hablar de cosas tan serias o profundas con alguien y me tengo que tomar una copa de vino o escribir las canciones.

P: “Pimienta” ya es tu séptimo tema como artista en menos de dos años. ¿Es hora de un EP o un álbum?

R: Estaba haciendo mucha música estos dos años, sin embargo, todavía siento que estoy experimentando. Quiero comenzar a pensar ya en colaboraciones y con “Picachu” cierro el contrato que tengo ahora de distribución. Pero en realidad sí, ya me toca ir pensando qué vamos a hacer.

P: ¿La carrera de periodismo te ha ayudado en tu composición?

R: Sí, mucho. Más que nada porque cuando estudié comunicación social, me tocó leer mucho. Leía, leía y yo siento que cuando escribimos canciones lo que más necesitamos son palabras y es interesante ver las diferentes formas que hay de decir lo mismo. El respeto a la palabra me lo dio estudiar en la universidad.

P: ¿Ayudó sobre todo en la redacción, no?

R: Muchísimo, como también el respeto a cómo expresarme, de dónde me quiero expresar… No solamente en cómo escribo sino también mi dicción, mi expresión, etc. No obstante, no me gradué. Hice el técnico 3 años y después dije “tengo que hacer música“. Pero un año de universidad es una experiencia que le digo a la gente que es bueno vivirla porque nutre mucho.

P: Como curiosidad, ¿te gustó la carrera?

R: Sí. Me gustaron mucho mis profesores. Dentro de la comunicación en Venezuela ves también filosofía, psicología… Ves tantas cosas que creo que es importante para las personas que luego van a trabajar con gente. Yo siempre lo que digo y aplico en mi música es que si voy a escribir una canción, quisiera escribir una canción con la que se pudiese sentir identificada la mayor parte de gente posible. La música es un idioma universal pero yo sigo escribiendo en español y esa profundidad me la dieron esas carreras locas (risas).

P: Has comentado en varias ocasiones que te gustaba cantar desde niña y que tocaste por todas las esquinas en Miami. Viendo que ahora lo estás haciendo pero a nivel profesional, ¿es un sueño cumplido para ti?

R: Es el máximo sueño cumplido para mí. Siempre lo soñé desde niña. Suena a cliché pero sí, estoy viviendo mi sueño.

P: De hecho, en tu cuenta de YouTube tienes subidos covers, por ejemplo, de hace 4 años. Te tiene que llenar de orgullo ver lo que has conseguido desde entonces, ¿no?

R: Me siento muy bendecida y agradecida. Además, no soy solamente yo. Tengo un equipo de trabajo muy especial que está ahí conmigo y mi familia que me apoya todo. Yo siempre le he pedido a Dios que me dé las cosas cuando esté lista para recibirlas. Trabajo con muchos artistas que la fama o el éxito les llega de un día para otro y al final somos seres humanos y aprender a vivir dentro de un entorno no es tan fácil. Cuando ya sabes por donde viene la tormenta, sabes de qué color pueden ser las nubes, sabes a qué hora va a caer la lluvia y entonces ya es diferente, te sientes más fuerte, más sabio, más preparado; y creo que es lo que me está pasando a mí ahora. La semana pasada se confirmó una de las colaboraciones que estábamos hablando antes y una persona de mi equipo me preguntó “¿Estás preparada?” y le respondí que “Sí, I’m ready” (risas).

P: Debes de estar muy preparada al estar componiendo para artistas top.

R: Eso fue la máxima bendición para mí, si te soy sincera. Yo pensaba que sabía lo que era ser artista y trabajar con artistas realmente me educó aún más en lo que significa ser la persona que está ahí delante y siendo el escudo de todo lo que pasa detrás, porque el artista no es solamente una persona. Están también los compositores, los productores, los ingenieros; pero el artista al final del día es el que representa todo eso que no se ve. Entonces, me tuve que educar en saber manejarme o en saber controlar mis sentimientos cuando pasan cosas de la noche a la mañana porque la música es así, de la noche a la mañana, y son cambios bruscos, son sacrificios diarios y yo le doy las gracias a Dios porque no lo hubiese manejado igual.

P: ¿Qué aspectos de tu experiencia como compositora crees que has adquirido y los aplicas, ya sea directa o indirectamente, en Elena Rose como artista?

R: Los artistas con los que he trabajado me enseñaron más que nada en educarme en cómo funciona la industria como tal, las disqueras, el manejo. Es como un hermano mayor que se ha dado un golpe o ha vivido cosas que tú no has vivido y te dice que te ayuda de esta forma para que tú te ahorres algo que él tuvo que pasar. La paciencia, el saber soltar las expectativas cuando estás creando, es importante para la creatividad. Y también la posición en la que estás, que es como si la gente necesitara algo de ti. Obvio, en la industria de la música todo el mundo necesita algo de ti, pero no tenemos que olvidarnos que empezamos a hacer música porque amamos la música. Ni tampoco olvidamos que empezamos a cantar porque nos gusta expresarnos y sentirnos libres de esa forma. Me han enseñado eso, que puedo ser libre, pero también la parte del negocio, de la organización, etc.

elena rose pimienta
Elena Rose | Foto: Alexa Merico

P: Es decir, todo lo que está detrás de la canción que no se ve

R: Exacto. Todo el mundo piensa que ser artista tiene que ver en los lujos, los carros o los diamantes. Eso es lo último en lo que nosotros pensamos si estamos realmente enfocados en lo que tenemos que estar enfocados.

P: ¿Y a nivel personal? 

R: Me he dado cuenta de que al final son personas, son seres humanos normales y corrientes. Me han enseñado también a valorar el tiempo con mi familia, a valorar a la gente que estaba conmigo desde el principio, a valorarme a mí misma para no exigirme tanto locamente sino ir poco a poco y disfrutar. Yo siempre he bromeado conmigo mismo de que nunca me he tomado unas vacaciones y es la verdad. Siempre digo que un fin de semana me las debería tomar. Me han enseñado también a disfrutar más el camino que estoy recorriendo porque el tiempo pasa.

P: Antes de dar salto a la escena musical como artista, tu figura cobraba importancia en la composición de temas para otros artistas, y de renombre. Poniendo las cosas sobre la balanza, ¿prefieres estar detrás o delante?

R: Ahora mismo, delante. Hace un año te hubiera dicho detrás (risas). Siento que estoy lista para experimentar porque es algo nuevo para mí y eso me da mucha emoción. Siento que estamos dando los pasos firmes para yo estar bien en ese aspecto y poder ya conocer a toda la gente que sigue lo que yo hago. Eso para mí es muy especial. Creo que mi lema se ha convertido en que no somos nosotros solos. Somos la suma de tantas cosas y la gente que sigue mi trabajo, no solamente como compositora sino también como artista, sigue también las cosas que digo o mi forma de pensar. Tengo que estar delante para poder conocerlos así que I’m ready.

P: Volviendo a tus temas, cada canción tiene un ritmo diferente. ¿Por dónde pasan tus inspiraciones para hacer una pieza musical totalmente de cero?

R: Depende del artista específico. Por ejemplo si yo voy a hacer esta canción para Ricky Martin, me gusta sentarme, hablar con él, ver dónde está, en qué momentos de su vida se siente ahora, qué ha hecho los últimos meses para yo poder convertir en esa persona las horas que yo estoy ahí. Trato de sentir como sentiría él, hablar como hablaría él y tomando la forma en la que él me habla contando una historia. Es un proceso psicológico súper importante, un intercambio de energía donde yo me conecto full con esa persona y trato de plasmar lo que estoy viendo en esa persona. Obviamente, también tengo el poder de ponerle el toque de lo que el mundo necesita escuchar. Hay un punto medio en llegar. Sin embargo, cuando estoy escribiendo para mí misma de cero, me puedo inspirar de cualquier cosa que pase, de un recuerdo que tengo, de algo que me dijo un amigo el fin de semana, de la música que escuché cuando salí… Es un trabajo de tener que salirme de mí, sentir a los demás y volver a mí y decir cómo me siento yo con esto, cómo le puedo aportar yo algo diferente a esto y cómo puedo proponer algo dentro de lo que ya está sonando, porque hay muchos compositores súper talentosos. Me gusta sentarme y darle tiempo a lo que pueda proponer.

P: ¿Cómo te has inspirado para “La Ducha”?

R: Tuve una conversación con una persona a la que admiro mucho y es muy importante en la industria a nivel de disquera, y ella me comentó que la ducha era su momento de privacidad. A mí me llamó la atención porque yo nunca había hecho algo así y se me quedó. Llegué a la sesión con dos amigos míos venezolanos con los que escribí “La Ducha” y cuando empezó a sonar el beat, empezamos todos a cantar (comienza a tararear la canción). No fue tanto el contexto del amor propio sexual en ese momento exacto sino que fue la palabra “ducha” la que me llamó. Luego empecé a hablar con Dani, que es la persona que tenía la guitarra, y me dijo que el tema estaba heavy y si me estaba refiriendo a esto. Yo lo tenía claro y ahí supe que lo quería hacer más aún. Se convirtió en algo polémico que sigue andando todavía del cual todavía le quiero sacar el jugo porque yo nunca me había atrevido a hablar de algo así pero es que ninguna de nosotras tampoco. No era como algo normal y yo quería buscar la forma de poder cortar con esto sin que fuese algo vulgar, ni para mi mamá. Yo pienso mucho en mi mamá y quizás si viera esto, no sé si podría disfrutar de esta canción. Pienso mucho en todos los factores de las diferentes edades que hay. No digo que me base en eso para crear, pero intento que la menos cantidad de gente se sienta irrespetada. 

P: ¿Por qué es un tabú cuando en muchas canciones ya sea de reggaeton y otro género se habla de sexo sin tapujos?

R: Es tabú porque lo está cantando una mujer, esa es la verdad. Siempre que llegamos a este tema para mí es muy delicado porque yo hablo del feminismo con mucho tacto porque siento que el feminismo ha sido un concepto que se ha trastornado mucho y que lamentablemente a veces se vuelve como arma de doble filo hacia nosotras mismas y hacia las mujeres del género. Sin embargo, yo soy muy realista y sin juzgar yo sé cual es mi posición dentro de la industria. Soy mujer, ¿cómo puedo hacer esto de una forma inteligente que no tenga absolutamente nada que decir de mí? Es una forma de callar la boca a cualquier hombre o persona que sienta que es más que yo por el simple hecho de ser mujer. Hay que darle un poquito más de mente. A veces de repente hago canciones como “No voy a cambiar” que es que no voy a cambiar, no me da la gana y ya, pero cuando son canciones que quiero realmente que lleguen me siento a darle más, porque reconozco que sigo formándome de una sociedad machista. Por eso yo amo que países como España o como Argentina que son países con una mente tan abierta, tan open-minded y desarrollada en ese aspecto, escuchen y apoyen tan bien mi música. Yo, de verdad, siento que voy por el camino correcto. Creo que sois países que estáis muy avanzados en este sentido, a nosotros aún nos cuesta remar más.

P: ¿Notas la diferencia?

R: Muchísimo. Mi amiga Tini es un ejemplo perfecto que yo te puedo dar. Es una de las personas más libres en alma y ser que conozco, y en países como Venezuela o Puerto Rico no puedes ver eso. La forma en la que ella se expresa es tan inspiradora porque es libertad. Yo soy mujer, soy un alma, pero también soy una persona y también soy un universo dentro de mí. Yo puedo escoger, puedo decidir, puedo ser. Es tan hermoso porque yo fui criada de esa forma por mi madre. Ella es una mujer súper liberal y feminista pero siempre hay choques dentro de donde yo estaba porque mis amigas eran menos abiertas. Siempre fui libre en ese aspecto. Saber que existe gente como yo fuera es increíble, pero también saber que ahora tengo la libertad y potestad de poder traer eso a mi cultura es especial para mí.

P: ¿Crees que letras como esta pueden ayudar a tener una mayor conciencia social de aspectos femeninos que se tornan tabúes de forma inequitativa? 

R: Claro. Además, fíjate que “La Ducha” se vuelve como una protesta de mi parte también pero, sin embargo, no tiene un género. No dice hombre, mujer, perro, gato… No dice nada. Es también como tú lo sientes, porque inclusive tampoco tiene que ser de la masturbación. Es amor propio. Es una canción que expresa el amor incondicional y el amor incondicional es libre. Es primero hacia nosotros y luego hacia fuera. Ha sido uno de los proyectos que hemos hecho sin querer queriendo más especiales de mi vida y que me ha abierto muchas puertas por eso mismo, porque me permite también hablar de temas más allá de lo que fue la canción. Para mí es tan inspirador poder hablar más allá de la música como ver qué inspiradora es para otras personas. No solamente los números que hizo o whatever.

P: ¿A qué se debe esta sobreprotección en la faceta sexual de la mujer? Podemos comprobar cómo en un primer momento se sexualiza descaradamente la figura de la mujer pero luego parece que socialmente no puedan poder disfrutar ellas mismas de su propio cuerpo. 

R: Antes de llegar a la sexualidad, lo englobo un poquito más. Para mí es el amor propio. A mí lo que me diferenciaba de mis amigas es que mi mamá siempre me enseñó a amarme a mí y después amar a otros. En mi entorno siempre teníamos puesta la idea de amar, encontrar a tu príncipe y a alguien para amar. Nadie nos enseñaba cómo ir al universo de uno por dentro, que tiene sombras, luces y cambios drásticos también. Yo siento responsabilidad en cuidar todo lo que tiene que ver con el amor propio, en educar a las personas. Por ejemplo, el otro día llevé una hoodie que me había puesto que decía “going to therapy is cool“. Mi mamá es terapeuta, psicóloga y parece que la terapia es para la gente loca. Y la verdad es que no. Nosotros somos un universo tan grande que necesitamos a alguien preparado que nos ayude a entendernos un poquito y va de la mano de la espiritualidad. Yo soy una mujer muy espiritual. Yo siempre digo que nosotros somos energía y el día que nosotros nos hagamos conscientes de eso y responsables de cuidar nuestra energía, de limpiarla, de vernos como un universo y no como un cuerpo de carne, nos vemos más allá de eso. Siento que somos algo lindos para este mundo que pasa.

P: Lo que has dicho de la terapia es tal cual. El otro día Dani Martín subió un post diciendo que había cogido un avión a un sitio maravilloso y ese era el psiquiatra. Falta normalizarlo porque se sigue pensando que ir a terapia es de estar locos.

R: Yo creo que el que termina más loco es el que no va nunca.

P: Lo malo es que la privada es cara y la pública no ofrece un tratamiento como haría falta.

R: Lo sé, pero ahora hay muchas formas. Primero que nada, existe YouTube. Ahora nadie me puede venir a decir cosas. Usted se mete en YouTube, es leer, es investigar. Así como pasamos diez horas en Amazon metiendo cosas en el carrito, meternos a ver de gente que no tiene que ser directamente psicólogos sino life coaches. Yo por ejemplo sigo mucho a Tony Robbins, gente que se sienta a hablar del ser porque no tiene que ser relacionado directamente con una religión. Yo sé que eso es muy delicado para mucha gente pero sentarse a escuchar a alguien que tiene herramientas que le han funcionado son herramientas positivas. Creo que eso también a veces funciona para el que no pudiese pero sí es caro. Yo entiendo.

P: Además, como compositora has sido nominada a un Grammy Latino. ¿Qué representa para ti este logro?

R: Representó el comienzo de algo bonito en mi vida. Además, no me lo esperé en absoluto. Súper féliz, agradecida, sorprendida. Para mí fue muy especial que mi primera nominación haya sido con Becky G porque he empezado mi carrera como compositora prácticamente con todo lo que he sacado con ella. Es una forma de honrarme a mí pero también honrarla a ella por darme la oportunidad, por estar ahí, por ser la persona que desarrollará a través de mi trabajo lo que era mi carrera. Fue especial que fuese con ella, lo hizo más especial. 

P: ¿Crees que a los compositores les falta reconocimiento?

R: Creo que el reconocimiento más grande para un compositor es que suenen las canciones. Cuando salía a un lugar a comer, escuchaba mis canciones sonar y ya, no pasaba nada. Creo que ese es el reconocimiento más grande para nosotros quizás, dentro como tal de los organismos que nos protegen. Creo que hay muchas cosas que a veces pasan y no son justas para nosotros pero reconocimiento como tal, al menos para mí, no es algo en lo que piense mucho. Es que suenen las canciones y que seamos respaldados por el trabajo que nosotros hacemos, que cuesta lo suyo.

P: Imagino que disfrutas más cuando escuchas alguna canción tuya en algún lugar antes que por el resto.

R: Claro. Yo soy de ese tipo de compositora y me pasa. En los mejores momentos de mi vida, yo sentada en un restaurante comiendo y suenan todas estas canciones y me veo a la gente disfrutarselas, hablar… Al final, esos mismos artistas se han convertido en colegas y amigos míos realmente. Todo fluye y es súper bonito.

P: Otra cosa que me pareció muy interesante de tu cuenta es que subes los BTS de cada canción y me parece maravilloso que dejes a disposición de las personas las explicaciones de los temas de primera mano.

R: Qué cool. Yo siempre pienso dos veces antes de montarlos. Es una idea de mi equipo. Siento que también es importante porque la gente siempre ve el trabajo listo y pasan cosas detrás que es divertido para el que le interese.

P: Para acabar, ¿qué metas tienes a corto-medio plazo?

R: Hace una semana salió mi último sencillo, estoy súper emocionada porque es la última canción de las 8 que tenemos con la distribuidora con la que estamos ahora. Si te fijas, la primera canción que nosotros sacamos a nivel visual todo era superficial y la idea siempre fue poderme desnudar completamente en cuerpo y alma hasta llegar a esta última que es una canción que representa dónde estoy ahora emocional, mental y profesionalmente con mucha calma, mucha plenitud y mucha felicidad. Es una canción que a mí me transmite paz y me hace muy feliz poder compartirla con ustedes. Es lo que tengo en mente ahora así de directo. Después de eso, lo que te comenté; las colaboraciones vienen antes de poder hacer un EP o un álbum, que todavía estoy viendo si sería como cerraríamos el año o no. Voy caminando. Como todo ha cambiado tanto, yo siempre amaba hacer planes pero me doy cuenta que cada vez hay que hacer un punto medio de eso porque las cosas cambian.

P: “Picachu” es el fin de una etapa.

R: Completamente. Es una etapa donde crecí muchísimo, donde aprendí muchísimo, que pasó rápido porque fue un año nada más; pero siento que se ha llevado a cabo el trabajo mejor de lo que imaginamos.

Martin Halabrin

Martin Halabrin

El codirector, CEO o como se llame. El trap argentino es mi droga favorita.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *