Chica Sobresalto | Retales de una superheroína en Alicante

Chica Sobresalto | Retales de una superheroína en Alicante

Siempre es bonito relatar una crónica fuera de base. Rehuir de las pretensiones urbanas de vez en cuando te acerca a la comprensión de la música en su totalidad. Este arte, entendido como algo más que la suma de todas sus partes, se entiende con gente como Maialen Gurbindo. La frontwoman del proyecto Chica Sobresalto ha estado subida en el barco de su música desde antes de que le repercutiese rentabilidad alguna. No es fácil llegar al punto de exposición mediática máxima, pero el trabajo previo a ello no se ve o no se valora de la misma manera.

Todos la conocimos por su participación en el programa de Operación Triunfo junto a otros conocidos de nuestra web como Samantha (ex-componente del grupo Cactus), Bruno Alves o Nick Maylo. Pero es que antes de esa sensible artista que conocimos guitarra en mano existía un proyecto con un disco en circulación: “Sobresalto” (2017). La superheroína casera llevaba tiempo buscando una oportunidad que el escaparate de Televisión Española le brindó durante unos meses.

Pero fuera del concurso una debe gestionar su popularidad consolidando su música en la industria. Maialen, que ya está bien curtida en este mundo, aprovechó para lanzar un disco de larga duración magnífico como es “Sinapsis” (2021) y un posterior EP de retales guardados en el cajón. Todo esto, ha desembocado en una gira que finalizaba el sábado 25 de septiembre en las Noches Mediterráneas de Alicante. Un último escalón antes de estrenar su nueva gira que ya ha confirmado ciudades como Vigo, Burgos, Santander o Bilbao.

Nos habían hablado muy bien del directo de la banda, tanto fue así que dos compañeras de URBAN LIFE asistieron a sus pasados conciertos en Valencia y Barcelona para contarlo aquí. Pero una cosa es lo que te cuentan y otra muy diferente lo que percibes tú, y no podía dejar escapar la oportunidad de estar frente a Txapa, Gorka y compañía. Porque no es el proyecto de Maialen, es un grupo que desprende luz en su conjunto.

Chica Sobresalto en Alicante
Chica Sobresalto (Maialen) | Foto: Juan Fernández

Todo comenzaba con un aforo que se quedó a medio gas. El recinto, preparado para reunir a un número bastante elevado de personas, se veía raro por la disposición arbitraria de los asistentes en sus respectivas localidades. Sin embargo, en ningún momento esto se convirtió en un contratiempo y la gente allí presente caldeó un ambiente que se mantuvo caliente en todo momento.

A la hora marcada, la banda salió al escenario con los gritos del público y los fotógrafos nos preparamos para fotografiar un concierto que esperábamos con muchas ansias. Conozco el recinto de sobra puesto que ya son varios los eventos que he cubierto en Muelle 12, pero lo que pasó ese día con los seguratas me dejó un mal sabor de boca. Cuando aprovechas tu posición interna para despreciar el trabajo de otros profesionales pierdes toda mi simpatía. La chica encargada de prensa no estaba ese día presente y un vigilante de seguridad nos entorpeció todo el concierto impidiéndonos hacer fotos de la mejor manera posible y hablándonos de malas maneras.

No quiero que esto influya en el resto de la crónica del evento, pues la banda no tiene nada que ver al respecto y sería una falta de respeto por mi parte. “Somatropina”, “Adrenalina” y “Serotonina” abrieron un recital en el que no faltó representación de sus dos discos y alguna que otra sorpresa que hizo las delicias de los allí presentes. En estos primeros minutos ya podíamos ver la cercanía que la artista tenía con su público, intercambiando diálogos directos e incluso aprovechando su posición para lanzar algún speech social bastante interesante.

Entre varios comentarios, mencionó el top que llevaba pidiendo disculpas de antemano a sus oyentes “por si se salía alguna teta” o directamente “por tener tetas”. No estamos acostumbrados a que los artistas se salgan del guion establecido pero Chica Sobresalto ignoraba cualquier tipo de guion y decía lo que se le pasaba por la cabeza. Esa espontaneidad fue la que hizo que la gente se enamorase de su forma de ser y se quedase en el fandom por la música que compone.

Chica Sobresalto Alicante
Chica Sobresalto (Maialen) | Foto: Juan Fernández

Siguiendo con el concierto, el grupo desafiaba las leyes de la física con “Melatonina”, ponía a cantar a todos con el hit “Navegantes” y naturalizaba tabúes con “Progesterona”. La montaña rusa tenía pendientes que acababan finalizando con destellos eléctricos como con “Dopamina” y se neutralizaban con “Selección Natural”. La capacidad de generar emociones de Maialen es innegable y el resultado en directo es mucho más potente que en televisión.

Pero también era una noche llena de sorpresas. A los cumpleaños de varios componentes de la banda se sumaba un retal no publicado llamado “Hoy me han deseado la muerte en Twitter” interpretado a guitarra y voz por Mai. Mientras, el público aprovechaba cualquier momento de silencio para cantar “Cumpleaños Feliz” a pleno pulmón mientras que la banda respondía con brindis con cerveza.

Y hubo un cambio de atmósfera perfectamente perceptible con “Inconstantes Vitales”. Tras el tema llegó el momento de presentar a Olaia como nueva teclista en su primer concierto oficial con la banda. Para ello, “Menosperdida” venía como guante al dedo en una dualidad íntima y perfecta entre las dos mujeres del grupo. La dinámica continuó una vez Maialen abandonó el escenario y el resto de la banda comenzó una jam session que sirvió para presentarles uno por uno.

Todo estaba siendo una burbuja que terminó de explotar con los primeros compases de “Oxitocina”. El célebre tema vino acompañado por la irrupción de la auténtica Chica Sobresalto, con el traje de superheroína y una actitud llena de energía. En ese momento, el concierto pasó a ser un auténtico recital de rock y funk en el que todo era válido. ¿Que interpretaban una cover del “¡Gózame Ya!” de Susana Estrada? Pues el público respondía con baile desde sus asientos, ya todo era bienvenido.

Chica Sobresalto Alicante
Olaia | Foto: Juan Fernández

Todo se descontroló y tenía que haber de nuevo algo de control para cerrar de la mejor forma posible el concierto. Por eso, tras un “Chico Efervescente” con movimiento de manos incluido, llegó el momento de pausar la efusividad con un “Perdóname Cuerpo” que pone los pelos de punta en directo. Esa sensación de fragilidad fue mágica. La voz de Maialen es única y es una gozada poder disfrutar de ella en vivo.

De esta forma, con el cuerpo aún quebrado, decidieron despedirse del público para volver posteriormente tras los cánticos del “Tractor Amarillo” que gritaron los allí presentes. La banda volvió gracias al reclamo del público (algo pactado ya) para estimular los centros de placer con “Endorfina” y “Fusión del Núcleo”. La canción que todo el mundo estaba esperando sirvió para poner punto y final a un concierto de altibajos emocionales que reflejó la buena forma de la que goza el proyecto en directo.

Los despidos con “Sex-Sua” de fondo fueron lo último que ocurrió en aquel recinto. Muchas de las asistentes decidieron esperar a Maialen para conseguir una foto o un autógrafo. El fervor que genera la cantante se trasladó a las afueras del recinto. Nosotros nos marchamos a casa, contentos de haber vivido una noche perfecta gracias a un concierto redondo. El Puerto de Alicante había vivido en un mismo día el concierto de Ginebras por la mañana, un DJ Set de Varry Brava por la tarde y un recital de Chica Sobresalto por la noche. Alicante es sinónimo de música y Producciones Baltimore quiere ser partícipe de ello.

Juan Fernández

Juan Fernández

Codirector en busca de un estilo claro. Del hip-hop al rock y tiro porque me toca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *