Chenkoner: “No escribo todo lo que pienso, escribo lo que me pega para un tema”

Chenkoner: “No escribo todo lo que pienso, escribo lo que me pega para un tema”

Nos llegó su nota de prensa y nos interesó mucho lo que hacía. Posteriormente recibimos su maqueta en formato físico y vimos que la calidad de sus temas y la intención que le ponía eran de otro planeta. Somos un medio que quiere visibilizar el underground con las pocas herramientas de las que dispone y Chenkoner se lo merece. En activo desde 2008, el artista madrileño cuenta con varios trabajos a sus espaldas entre los que destacan “Avantgarde” (2012), “CHENKONER VS. J. DENGUE” (2019) y este “AG2” (2021) que vamos a referenciar en esta entrevista.

Pregunta: Para abrir boca, será interesante comenzar con una descripción propia para quien aún no te conozca. ¿Quién es Chenkoner?

Respuesta: Chenkoner/Fidel es un chaval que lleva rapeando muchos años como un pasatiempo, igual que podría tener cualquiera con sus amigos del colegio. En un momento, mis amigos y yo nos dimos cuenta que compartíamos la misma inquietud y empezamos a hacer esto. Tengo el orgullo de decir que las colaboraciones que hay en el disco son todas de amigos míos de verdad y gente que conozco desde hace muchos años. No tengo pretensiones de ganarse la vida con esto pero disfruto haciéndolo y, aunque quiero que lo escuche la mayor parte de gente posible, no tengo una intención loquísima de que mi vida dependa de la música. Soy un chaval de Madrid que, al igual que se podría divertir jugando a la PS4, se divierte haciendo música.

P: Para no tener pretensiones, has grabado, mezclado, masterizado y diseñado tu propio trabajo; por no hablar de que además has preparado tú mismo la edición física. Eso es currártelo mucho. A pesar de eso, ¿no tienes pretensiones de llegar más alto?

R: Lo que venga, bienvenido sea. Pero lo de hacérmelo yo todo viene de ser un “cutre” y de ser lo más barato posible. Es curioso porque no tomártelo en serio y no querer profesionalizarlo lo que hace es profesionalizarte a ti. Lo que más valoro del rollo es que a raíz de esto he aprendido un montón de cosas como la producción, el diseño, el vídeo, las redes… Y es interesante tener estas nociones básicas incluso para otras cosas.

P: Has conseguido profesionalizarte tú mismo sin querer profesionalizar tu carrera. Haces lo que te gusta y te ayuda a que sepas grabarte, masterizar tus temas, diseñar tu propio disco mientras que otros artistas se gastan un pastizal. Yo eso lo veo bastante importante.

R: Tal cual. Se ven las cosas distintas cuando las haces que cuando no las haces. Lo que más me flipa de este disco es decir “menos las bases todo lo he hecho yo”. Y hubo un momento que intenté producir las bases pero no se me daba bien (risas). Me mola el rollo de “yo me lo guiso, yo me lo como” y ver que no eres el mejor diseñador, no eres el mejor productor musical, no eres el mejor masterizando pero eres lo suficientemente bueno para poder apañarte tú solo y que el resultado te mole.

P: Tiene que llenarte de orgullo. Una vez que lo tienes en tus manos y lo escuchas, ¿qué significa para ti este trabajo?

R: Significa muchísimo. Lo estaba comentando con mis amigos y de alguna manera sacar el disco ha sido una liberación porque hay temas que están escritos desde hace cuatro años. Hay cosas que son tan antiguas que yo me paro a pensar “¿y si esto lo escucha esta persona y se piensa que estoy hablando de ella?”. Pero es que estoy hablando de una persona que conocí hace cuatro años. Quería dejarlo todo bien hecho, tenerlo subido en las plataformas musicales, sacar la edición física y por el hecho de hacerlo todo yo me ha llevado un montón de tiempo y de curro. Y ver que está aquí y que ha salido como yo he querido, es como parir un hijo. Me he quedado a gusto y de hecho no tengo ganas de rapear en los próximos 6 meses. Es una sensación que no he tenido casi nunca haciendo esta movida. Es una satisfacción tras un montón de curro y una liberación de no tener que preocuparme más de cuándo sacar los temas.

P: A pesar de haber lanzado un disco en conjunto con Jota Dengue en 2019 y algunos inéditos, entre “Avantgarde” y “AG2” pasaron nueve años. ¿Por qué tanto tiempo entre un disco y el otro?

R: Lo primero, porque la universidad me ha destrozado (risas) y lo segundo, porque en esa situación lo más cómodo era ir sacando cosas sueltas. Y en cuanto al disco con Jota Dengue, son muy pocos temas también. Está grabado entre dos, tiene inéditos reeditados… Al final eso fue mucho más fácil de grabar y de sacar que esto. Además, los últimos 4 años estaba pensando en que si quería sacar algo, tenía que ser esto. Mi idea de “AG2” ha cambiado un montón de veces hasta que a lo mejor el último año ya sí que tenía bastante claras las bases que iba a usar o la gente que iba a colaborar. Intento no parar pero es complicado conforme te haces mayor. Quieras o no, tienes otras obligaciones que vas a priorizar. Cuesta más pero es otro motivo para estar orgulloso, que con toda esta mierda ahí está el disco y ahí queda. Por lo menos hasta los próximos 10 años no me hace falta sacar otro porque ya he sacado este (risas).

P: ¿Puede que sea un nuevo comienzo para ti?

R: Puede ser. Vamos a ver la acogida que tiene, pero si veo que está gustando, tendré ganas de seguir y de hacer cosas nuevas. Ahora mismo no tengo nada en la mente porque en el fondo de mi cabeza siempre ha estado sacar este trabajo y ahora que el proyecto ya está terminado, no sé muy bien por donde encarrilar. Lo que merece la pena ahora es dejarlo estar, ver qué pasa y qué temas gustan. Esto es un punto y aparte. Quieras o no, cierras un capítulo y después de eso tiene que venir algo distinto. El siguiente proyecto ya no puede ser “AG2” porque “AG2” ya ha salido. Tiene que ser otra cosa.

P: El disco consta de 8 tracks en los que te nutres mucho del trap americano. Por lo que hemos visto hasta ahora, no es precisamente un estilo que triunfe mucho aquí. Pensando en rappers españoles con relevancia en la escena que se acerquen a la música americana, solamente me viene a la cabeza Kidd Keo. ¿Por qué aun así has decidido tirar por ese terreno?

R: No lo sé. Creo que el estilo de todos es hacer algo parecido a la música que te gusta y escuchas. Después de que los raperos nacionales como Charlie dejaron de hacer música, a mí me dio por tirar mucho por Pusha T, Drake o 2Pac, a quien ya escuchaba pero me intenté culturizar en el rollo americano. Y fíjate que aunque este disco tira más por el estilo de Meek Mill o Tee Grizzley, ni siquiera creo que es lo que más escucho pero sí que el 90% del rap que escucho es de Estados Unidos. Creo que viene de los referentes de cada uno y veo que aquí en España a la gente le da un poco de corte ponerse a escuchar rap que no sea español. Yo tengo la suerte de saber inglés bien entonces esa barrera no la he tenido tan alta, lo que me ha servido para escuchar un montón de música de Estados Unidos y ha sido ahí de donde he tirado. Al final, tiras de donde son tus referentes y las referencias de la mayoría de gente en España son españolas, que no lo veo mal. Yo también antes era un poco nazi en el sentido de decir “el rap en España es una mierda, lo que mola es lo de Estados Unidos”

P: Todos hemos pasado por esa fase de odiar lo propio y ensalzar lo de fuera.

R: O al revés. Cuando tenía 14 años y empezaba a rapear me acuerdo de decir “vaya mierda el rap americano, lo que mola es Toteking y Nach”. Está muy bien pero no hace falta odiar una cosa para que te guste la otra. Te pueden gustar las dos y nadie te va a quitar el carnet de rapero por ello.

P: Los rappers referentes en el ámbito nacional, pudiendo dar ejemplo de lo que escuchan, empiezan a ser críticos y nazis con lo que ellos no aceptan, cuando te pueden gustar varias cosas. ¿A ti qué te parece?

R: Eso es lo que digo yo. Yo escucho a muchos raperos Lil, escucho a Conway, a Westside Gunn y ¿qué tiene de malo? ¿Soy menos culto musicalmente que tú? En cualquier caso, el que escucha más cosas distintas será el que más cultura musical tenga. El que esté ahí en su cueva yihadista haciendo eco con lo que a él le mole, sabrá mucho de lo suyo pero de lo demás no tendrá ni puta idea. Por ejemplo Lil Wayne, que es santo de mi devoción, tiene temones y gente del sur de Estados Unidos son referentes de esta movida, pero no solo en sonido sino en el rap en general, y de eso acabó bebiendo todo el mundo, incluso artistas de Nueva York. Me parece una pena coger tu carril y no salirte de ahí. Más enriquecedor que escuchar de todo no sé que es. 

P: De hecho algunas influencias tuyas son Meek Mill, Nas, Pusha T, Charlie HB o Tego Calderón. Artistas muy diferentes entre ellos. 

R: Sí, escucho mucho reggaeton y mucho dembow también. Hay gente que se lleva las manos a la cabeza con que el reggaeton o el dembow son una mierda. Cada música tiene su momento y a mí me mola escuchar estos géneros en su momento al igual que me mola ponerme a Nach en su momento. Aprecio unas cosas de Nach y aprecio otras cosas de Tego Calderón que seguramente no tengan nada que ver pero sus rollos son enriquecedores todos y creo que para el artista es interesante beber de muchas fuentes a la vez y hacer su movida juntando todo eso como se le ocurra, porque al final si solo coges de un sitio y haces la copia de alguien que ya existe, ¿qué tiene de interesante lo que haces?

P: Y abrir la mente. Artistas como Nathy Peluso te pueden cantar un reggaeton, un tango o algo más crudo y el público al final tiene que disfrutar de que hay artistas que pueden conseguir un amplio espectro de sonidos porque ellos mismos se han culturizado escuchando ese tipo de música.

R: Claro. Otro ejemplo es Drake que ha hecho mil movidas distintas. Es un tío que te canta o rapea y a lo mejor sin ser el mejor en lo que ha hecho, creo que la gente aprecia la variedad de un tío que le pueda tirar diss a Meek Mill y al día siguiente cantar una baladita y que sea bueno. Aunque no seas buenísimo en ninguna de las dos cosas, esa polivalencia como artista da mucho valor.

P: Nos decía J Dose en una entrevista que una de las cosas que veía por la que hay tanta crítica hacia los artistas que se salen de lo preestablecido por la cultura es que los que lo critican no saben hacer otra cosa.

R: Tal cual. Entiendo que no te mole un tema en el que un tío te cante un estribillo con autotune pero aunque no te guste eso, mejor será que sepa hacerlo a que no lo sepa. Tiene más registros. De hecho, que la gente en un tema de rap pueda cantar y que pueda haber más musicalidad aparte de bombo caja y un tío contándote su vida, es lo mejor que le ha podido pasar al rap para popularizarse. Eso ha enriquecido un montón la movida a pesar de que las instrumentales pueden ser más aburridas porque al final todas las bases son con los hi-hats del trap de fondo. Pero encima de eso cada vez hay más variedad que nunca y creo que eso ha sido muy bueno para el rollo. Eso explica que en Estados Unidos ahora el pop sea el rap y no creo que ni siquiera la gente está intentando hacer rap pop sino que se ha popularizado muchísimo la música rap. Ya no es solo rapear y que a la gente le guste. La mayoría de la gente que se ha hecho súper famosa ha hecho cosas un poco distintas del rap puro, crudo y duro.

P: Han sabido desmarcarse, hacer su propio estilo.

R: Claro. Por ejemplo, C. Tangana. Yo, sin que me guste mucho, veo que a la gente le llama la atención porque hace más cosas más allá de rapear. A lo mejor, si hubiese seguido rapeando como Crema, se hubiese comido los mocos. ¿Quien echa de menos a Crema ahora? Desde luego, él no.

“Que se puedan hacer cosas tan distintas es lo mejor que le ha podido pasar al rap”

P: De hecho me resulta curioso porque cuando noto mucho más crudo a un rapero es en el underground. Cuando empiezan a ser más reconocidos, dejan esa crudeza. ¿Tú cómo lo ves?

R: Sí, primero porque la gente se hace mayor y la rabia se te va quitando y segundo, tiene que ver con lo que decías de J Dose. Cuando uno empieza y solo sabe rapear, rapea; pero si uno continúa y aprende hacer más cosas, lo normal es que se le abran un poco los ojos y haga las cosas distintas. Un rapero al final debería ser como cualquier cantante o artista. Creo que el rap ha sabido aprender a renovarse y volverse más comercial, más popero pero ha cambiado lo suficiente para que un grupo de gente que antes no los hubiese escuchado nunca, ahora lo esté escuchando. Y eso es bueno para los que hacen rap pop y los que hacen rap rap.

P: Además de ti, también nos hablaron otros artistas de Madrid como por ejemplo Inze Brashier. Parece que la escena madrileña está bastante viva.

R: Sí, pero desde siempre. La gente de nuestra generación, cuando todavía nadie era famoso, ya estaba flipando con Madrid porque era cuando estábamos escuchando a Charlie de Hijos Bastardos y creo que todos venimos de ahí porque es lo que hemos consumido. Charlie, para cualquier chaval de Madrid, es como Jesuscristo. Me llama la atención cómo la escena underground que era una cosa como muy de Madrid, al final ha dado de mamar a un montón de gente que ahora sí que está teniendo más reconocimiento. Al final, creo que todos tenemos las mismas referencias. 

P: Se suele hablar de que la escena under madrileña, sevillana, malagueña y alicantina son las mejores; pero es básicamente donde están los núcleos del rap clásico. Al final esos chavales se ven representados en gente que ha salido de sus mismas calle y piensan “si pueden ellos, ¿por qué no nosotros?”.

R: Es lo que motiva a la gente. De pequeños a todos nos molaba Eminem o 50 Cent pero los veías muy lejanos, mientras que un rapero nacional popular puede ser el amigo del amigo de tu amigo. Creo que la gente empieza a rapear por la cercanía y el hecho de saber que hay una escena y tener ídolos cercanos no hace más que motivarte. Por ejemplo, Natos y Waor eran batalleros y han salido del parque a base de estar ahí. Al final, lo bonito del rollo es que mucha gente a la que tú veías les ha servido para poder vivir de esto.

P: Volviendo a tu nueva referencia “AG2″, sorprende ver un featuring con Pimp Flaco en los bonus tracks del disco.

R: Esto viene a raíz del principio de la cuarentena cuando Pimp Flaco sacó “Feat ft.?” con la segunda parte en blanco y, como lo tenía guardado y no me apetecía sacarla como un tema suelto sin conocerle de nada, me parecía gracioso meterlo así de bonus. Es curioso porque la mayoría me pregunta también cómo he llegado a hacer un tema con Pimp Flaco (risas).

P: No me esperaba que fuese a haber en el disco un tema así. De primeras, los temas de un trabajo tienen que tener todos su cierto equilibrio. Sin embargo, este tema destaca respecto al resto en que es un sonido totalmente diferente

R: Precisamente por eso quedó ahí de bonus track y un poco como “apartado”, porque es un rollo totalmente distinto. A mí también me mola, pero sí que es verdad que el sonido no tiene nada que ver. Es el estilo de Pimp Flaco, trap más clásico, mientras que la maqueta me recuerda más a Meek Mill, un trap con BPMs diferentes. Es más rápido y un poco más rap. Pero al final está hecho para que el que lo escuche se encuentre esta sorpresa.

P: Otro bonus track es “Vibes”. ¿En algún momento pensaste en publicar este tema junto con el disco haciéndolo de 7 temas en vez de 6?

R: En principio, este tema iba a estar dentro de la maqueta pero el acústico del local de mi amigo en el que lo grabamos no era tan bueno y se escuchaba mucho eco. Es curioso porque hay más temas del disco que están grabados ahí pero no se nota tanto. Entonces, trabajamos con otra base para hacer un tema distinto (“Knockout”) en el estudio de Anhir y Muten y aprovechamos para grabar “Vibes” también, y finalmente nos gustaron los dos. No obstante, hemos metido “Knockout” porque se parecía más a lo que yo buscaba y a los otros temas y aparte, con Anhir y Muten tengo muchas canciones y todas son así más tranquilas. Me gustan las dos pero ese rollo ya lo hemos hecho mil veces y cuando haces un disco, lo que mola es que siga una línea. Romperla de vez en cuando está bien pero ya estaba “Zafiro de Bombay” y a lo mejor en un trabajo tan pequeñito, salirte del carril dos veces de 6 temas puede significar que no tienes muy claro a lo que suena el trabajo. Ya te digo, “Vibes” en principio iba para dentro del disco y “Knockout” es un apaño de última hora. 

P: Pues precisamente “Knockout” es el tema que más nos gusta de la redacción y que se hable tanto de un tema de imprevisto marca mucho el potencial que puede tener tu música.

R: Intenté seguir una línea y un orden y coloqué los temas más duros al principio y creo que “Knockout” gusta porque es un poco novedad ya que no se esperaba la colaboración en una base así. Y estoy muy contento porque en otras circunstancias, a lo mejor , la casualidad no se hubiese dado y ni hubiese salido la canción.

P: Tu crudeza se puede ver ya en “Intro” donde dejas prever la línea que sigue el álbum. Un sonido muy duro aunque dices que eres “una persona muy tranquila”.

R: Precisamente, como soy así, muy tranquilo, me gusta escuchar música que me engorile y que me encabrone antes de jugar un partido, por ejemplo. Me gusta la música que tiene la capacidad de tener esa chispa y por eso es la que intento hacer, y de ahí viene un poco el rollo del álbum. Pero sí, a nivel de personalidad no tiene mucho que ver y mucha gente se sorprende, no solo con lo agresivo que pueda ser, sino también con la voz.

P: De hecho en temas como “Netflixxx” o “Knockout” se te nota ese egotrip que tiene el rapper agresivo y decías que a veces no te ves referenciado mucho en lo que rapeas. ¿Chenkoner es el lado desfasado de Fidel?

R: Seguro. A lo mejor en un tema puedo fliparme más pero no escribo todo lo que pienso, escribo lo que me pega para un tema. Esa es la parte más chula porque, para el sonido que quiero aquí, me parece lo más interesante y lo que más pega y esa parte está dentro de mí. Obviamente no voy por la calle diciendo “soy mejor que tú”. Me siento muy cómodo en esta faceta aunque no toda mi personalidad es hacer eso. Escribo a partir de lo que me sugieren las bases.

P: ¿Los rappers que estáis sumidos en el under recibís apoyo externo? Ya sea por parte de medios, artistas de más relevancia mediática… O, en cambio, os sentís excluidos de alguna forma.

R: De alguna forma sí. Es que somos mucha gente también. Desde mi posición me puede parecer que el disco es la polla pero hay tanta gente buena rapeando que darle altavoz a todo el mundo es muy complicado. Después, de ahí a que pasen de tu culo constantemente hay un trecho. ¿Se nos podría dar más bombo? Seguro que sí. A mí me dan rabia algunos medios que se dedican a publicar videoclips de gente que conoce todo el mundo como C.Tangana o Kidd Keo y que no aportan nada más allá de la información del tema que tienes en la descripción del YouTube. ¿Qué aporta que esté Kidd Keo y que no esté yo? Porque a él le van a escuchar de todos modos. Hay muchos medios tochos que funcionan a la hora de informar sobre lanzamientos pero hay un déficit muy importante a la hora de divulgar cosas nuevas y distintas. A veces me pregunto eso, ¿qué aporta ese tipo de periodismo?

P: Si es que se puede llamar periodismo

R: Claro, me aportaría exactamente lo mismo una cuenta que siguiese a todos esos artistas y diesen un retuit cuando sacasen un tema. Eso no es un medio, es un agregador de contenido como mucho. Da rabia pero igual que me da rabia a mí, le da a diez mil chavales. A mí me gustaría pensar que muchas páginas como HHGroups se han pegado el hostión por no hacer caso a la gente que venía. Como yo hay miles y a alguno le tiene que tocar. Como la gente no espabile, les van a pasar otra vez por la derecha. No obstante, tampoco es posible abarcar todo porque no tenemos vida para escuchar todo lo que sale.

P: Nosotros somos dos personas que hicieron este medio con la mejor de las intenciones pero claro, en un día podemos recibir cinco notas de prensa y como somos dos, solamente vamos a poder hablar de alguna de esas personas.

R: Por supuesto. Y si te llega mi nota y te llegan tres más de artistas que son más conocidos, ¿cuál te va a llamar más la atención? Eso lo puedo entender perfectamente y lo asumo, pero no te imaginas la cantidad de gente a la que he mandado la nota de prensa y solamente me han hecho caso cuatro (risas).

P: La diferencia es que hay otros medios de comunicación que tienen sus banners, que cobran por clicks y la gente va a clickar más cuando saca un tema Toteking o C.Tangana antes que Chenkoner. 

R: Por un lado, es comprensible y lo entiendo perfectamente pero por otro lado, igual que ha llegado una generación para “desahuciar” a los SFDK, Toteking o Nach, ¿crees que en 5 años va a estar arriba la misma gente a la que están dando bombo ahora? No dando voz a la gente que está ahí dándoles el coñazo están corriendo un riesgo serio. Me jode sobre todo por otros chavales que a lo mejor sí que quieren vivir de esto y que sean lo suficientemente buenos. En mi caso, que haya un plato de comida en la mesa no depende de la música, entonces no me importa tanto; pero habrán mil chavales con talento de verdad a los que no se les está dando bombo y eso es un poco triste.

P: Sin tu nota de prensa probablemente no te hubiésemos conocido en un plazo tan corto de tiempo y estás aquí porque además, nos gusta lo que haces. Por muchas buenas intenciones que tuvieses, si tu disco sonase mal preferiríamos poner a otro que suene mejor.

R: Completamente comprensible. En parte entiendo que el culmen es inabarcable porque hay un montón de gente rapeando. Y al igual que te digo que los que no dan oportunidades corren un riesgo de irse a tomar por culo en un plazo medio-largo, los medios que las dan y apuesten bien, salen desde una posición avanzadilla con respecto a todos los demás porque ellos estaban puestos en la movida y conocen a los artistas desde antes de que hayan llegado al gran público, y creo que es una ventaja también. Como tú dices, hay que conseguir clicks pero hay que cuidar el medio de comunicación a largo plazo también.

Documentación: Martin Halabrín y Juan Fernández

Entrevista: Juan Fernández

Redaccion

Redaccion

Artículo realizado por varios/as componentes del equipo de Urban Life

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *