Botta: “Las batallas son el sitio menos educativo que hay”

Botta: “Las batallas son el sitio menos educativo que hay”

Cerramos la serie de entrevistas previas a la Red Bull de Alicante con uno de los gallos más sangrientos y directos en el panorama actual. Hablamos con Diego Bottamino, más conocido como Botta, sobre la definición de las batallas en sí y sus problemas actuales a raíz de la temática de causas sociales en la Final Nacional del año pasado y de la polémica rima de Zasko contra FJ.

PREGUNTA: ¿Te esperas llegar a la final en esta Red Bull?

RESPUESTA: Sé por experiencia que puede que te toque un cuadro más asequible o por casualidad que el rival tenga un día peor que el tuyo y colarte, o puedes tener el día de tu vida e irte fuera. No tengo pronóstico pero creo que me voy a ir contento de cómo lo he hecho.

P: ¿Elegiste la de Alicante por algo concreto?

R: Sí, porque se casaba mi hermanastra (risas).

P: Ahora te ha tocado con mc’s de renombre como BTA, Hander… ¿Ves posibilidad de ganar a cualquiera?

R: Sí, he competido varias veces con ellos y han sido batallas que algunas veces he ganado yo y otras veces ellos, pero eran batallas niveladas. Me encajaba igual un poco más la lista de Cádiz pero no pasa nada, aunque luego depende de lo que pase en el escenario.

P: Si supieras las listas o si tu hermanastra no se casara, ¿Elegirías la de Cádiz?

R: Si pudiese elegir, me pondría en la de Cádiz pero creo que en la de Alicante igual hay más nombres consolidados y más nombres que todavía falta por demostrar. En Cádiz era todo más estándar, como que todos ya han demostrado. Quitando a Sweetpain y a Blon, igual era un 7 de media. Aquí hay muchos 9 y 10 y, a priori, hay bastantes interrogantes, que digamos que se tiene que poner la nota según lo que hagan hoy. A lo mejor, si lo hacen todos mal, va a ser más difícil la de Cádiz pero si lo hacen todo bien, sumando a los 5 nombres gordos que hay,  estás jodido.

P: ¿Vienes motivado tras tu reciente triunfo en la BDM?

R: Sí, pero no solamente por ganar a Jesús LC. Yo tengo un problema y es que cuando paso la ronda que te clasifica, cambio el chip totalmente. Si puedo pasar a cuartos de final y llego a semis, voy a rapear de forma distinta porque es automático, cambia la presión, cambia todo. Entonces si no hubiera ganado la BDM, llegaría igual de motivado, pero vengo con ganas porque la Red Bull me parece la competición más vistosa. Aunque la FMS lo está partiendo, es la Red Bull en la que me divierto.

P: La Red Bull siempre tiene esa crítica por las pruebas enrevesadas.

R: No hay que olvidar que Red Bull es una marca de latas, no es una marca de batallas de gallos como puede ser Urban Roosters, que le da igual mojarse en un tema u otro porque venden batallas. Aquí la gente que bebe Red Bull en comparación con la gente que mira Red Bull es mínima. Igual un 5% como muchísimo de los consumidores de las latas ven las batallas y entonces pasan temas como aquello de Zasko. Aunque el jefe de Red Bull diga que apoya la cultura, su objetivo es vender latas y esto es un evento publicitario y, si la publicidad que le está dando es que fomenta la cultura de la violación, entonces nos limitan como por ejemplo con la temática de “causas sociales” en la Nacional del año pasado. Están los 16 mejores de España, el WiZink Center lleno, a la gente le gusta los cuchillazos en el cuello y pones toda la primera ronda a causas sociales.

P: ¿Por qué?

R: Ellos nos decían que era para limpiar nuestra imagen pero yo creo que es más bien para limpiar la imagen de Red Bull en el sentido de que tienen que seguir vendiendo latas y demostrar que no somos violadores, que hay que combatir el racismo, apoyar al feminismo, etc. Y como no es una marca de batallas, tienen que hacerlo sí o sí. Esa es la parte que la hace más comercial pero hacerlo así provoca mucho más espectáculo. El escenario, el streaming, la publicidad, carteles enormes por la calle… Lo ve mucha gente, tiene mucha repercursión y cambia mucho la vida. Entonces, por lógica la Red Bull tiene ese punto malo y si dicen que tu marca fomenta la violación en los días en los que estamos…

P: ¿No crees que la ronda de causas sociales no tuvo tanta repercusión como aquello de Zasko?

R: Yo lo dije en el escenario y creo que la rima que más se gritó de esa ronda fue: “me han traído aquí para insultar a los freestylers, no me habían dicho que había que educar a nadie“. Pienso que es el peor sitio para venir a educar. La solución perfecta  es imitar a la WWE y poner antes de cada batalla “todo el contenido es puramente ficticio”. Entonces no te pueden decir nada porque en una película pueden salir violaciones y decir en una batalla “voy a violar” a tal persona no me convierte en ello. Estamos en un escenario, es como el boxeo verbal.

P: ¿Influye mucho el público actual?

R: Es uno de los problemas grandes que hay ahora, cada vez son más pequeños. A mí me han parado niños de 7 años y yo me pregunto cómo sus padres les dejan ver esto. Yo digo auténticas burradas y creo que soy un gallo necesario porque la gente ya se coarta de decir burradas y a mí me da igual. Yo vengo a divertirme y me divierto diciendo lo que me apetezca en el momento, pero como el público es tan joven quizás 50 niños empiezan a fumar porros porque yo lo diga. Entonces, ¿tengo que dejar de decir que los porros son la hostia? ¿O hay que poner un límite de edad? Yo vengo a ganar una batalla de gallos pero quieras o no tienes una responsabilidad encima y entonces existe un debate moral que no sé cómo lo resolvería. No creo que tengan que salir los 16 gallos a hacer un minuto sobre causas sociales para que se vea que somos buena gente. No venimos a demostrar esto, no es un congreso de buenas personas. Dame estímulos para improvisar contra mi rival, palabras, fotos, una historia o terminación, luego dejad matarnos a sangre pero no soy Mahatma Gandhi. A mí me molestó y de hecho me desconcentró para todas las rondas porque me enfadé. Esto es un circo.

P: Eso mismo nos dijo ZPU en una entrevista: “Yo no tengo que educar a nadie”. La madre tiene que decir a su hijos lo que escuchar y lo que no…

R: Pero esto en concreto es una batalla de gallos, es el sitio menos educativo que hay y se están empeñando en que lo sea. Las batallas son dos señores insultándose con ritmo pero diciendo burradas y si tu hijo es pequeño y no puede escuchar eso, no le traigas. Hay que poner una edad y si tú quieres venir bajo tu responsabilidad, perfecto pero no puede ser que yo tenga que venir a decirte que el racismo está fatal y que las mujeres son iguales que los hombres. Creo que tengo los ideales que se deberían tener en 2019 pero no es el sitio para decirlo.

P: ¿Te gustaba más la cultura de gallos de antes?

R: Era distinto. A mí me gusta más esto porque hay más oportunidad de vivir de ello muy tranquilamente, entonces tener esa repercusión que tiene te abre muchas puertas pero el ambiente que se respiraba antes era más lo que son las batallas. Lo que pasa es que si algo se hace grande se supone que hay x cosas que no se pueden hacer. Entonces se pierde la esencia pero se gana en otras cosas. Es un balance y no sé cuál prefiero. Como gallo, realmente, me gusta tener la posibilidad de hacer lo que me gusta, ganar dinero y  además conocer a otra gente, pues la mitad de mis amigos los he conocido en las batallas.

P: Para terminar, has dicho vivir de ello, ahora mismo estás en una posición muy buena. ¿Ves para esta temporada, o la siguiente, un ascenso a la FMS?

R: No es algo que me haga muchísima ilusión la verdad pero lo voy a intentar porque los puntos te los van a dar por igual… Yo no me lo pongo como objetivo de si no asciendo será un fracaso. Yo quiero ganar cada vez que salgo pero ahora si pierdo me afecta menos. Por ejemplo, si hoy salgo y pierdo en la triple amenaza hubiera sido mucho peor el año anterior. Ahora voy preparado y tal pero no es algo que me quite mucho el sueño. Antes yo venía y consideraba un fracaso si no me clasificaba independientemente de lo que pasaba. Ahora ya no porque te puedes pegar muchas más hostias de las que piensas.

Martin Halabrin

Martin Halabrin

El codirector, CEO o como se llame. El trap argentino es mi droga favorita.