Barbé: “Cambiar el balón por el micro fue la mejor decisión de mi vida”

Barbé: “Cambiar el balón por el micro fue la mejor decisión de mi vida”

Es, sin lugar a dudas, uno de los artistas más sinceros que hemos tenido la oportunidad de entrevistar. Con la humildad por bandera, pero sin caer en la falsa modestia, tuvimos el placer de entablar una extendida conversación con Adrián González (Valencia, 1998), que crea música bajo el nombre de Barbé. Su trayectoria tiene una gráfica ascendente que, si no hay ningún contratiempo, le permitirá llegar a donde se proponga. Nos alegra mucho tenerle aquí, y más después de sentir y oír las palabras con las que nos acogió: “Hola familia. Muchísimas gracias por el esfuerzo, trabajo e ilusión que le dedicáis al mundo del rap y del hip-hop. Siempre es un placer aportar mi granito de arena con gente tan profesional como lo sois en URBAN LIFE“. Siempre agradecido, este artista tiene una carrera muy grande en tan poco tiempo de actividad, y en esta entrevista vamos a conocer un poco más al chaval joven que hay detrás de Barbé. Sentaos y disfrutad.

Pregunta: En pleno estancamiento de la industria musical, causado por la pandemia, has seguido aprovechando cada momento para compartir temas nuevos con tus seguidores. Es el caso de “Nada Saldrá Mal”, un tema serio, pero con un espíritu esperanzador. ¿En estos días es posible pensar en positivo?

Respuesta: Más allá de las circunstancias con las que estamos lidiando día a día y más allá de la cantidad de noticias negativas que nos llegan semanalmente, considero que siempre hay lugar para la positividad y para la esperanza. A pesar de todo lo que estamos viviendo, creo que se abre una nueva etapa para el mundo y que cambiará totalmente la vida que hemos llevado hasta el momento. ¿Cuántas veces nos hemos privado de decir te quiero? ¿Cuántas veces hemos antepuesto cosas que no eran ni urgentes ni importantes a X personas? ¿Cuántas veces hemos dicho ‘no tengo tiempo’?
Creo firmemente que esta pandemia nos va a cambiar mucho nuestra percepción sobre lo efímera que es la vida. No perdamos el tiempo en chorradas ni en discusiones, no merece la pena. Hace un par de semanas que puse en una historia de Instagram: ‘Si no sales de esta cuarentena con un libro leído, una habilidad nueva, un negocio nuevo o más conocimiento que antes, nunca te faltó tiempo, solo disciplina.’ A eso me refiero.

P: Hablando de ti, te buscaste la vida para crear ese tema desde cero con un teléfono móvil, desde una única toma de audio y sin edición. ¿Te sientes descrito en la filosofía del si no arriesgas, no ganas?

R: Siempre he sido una persona muy proactiva. Sí, esa palabra que a todos nos encanta utilizar en las entrevistas de trabajo (risas). Cuando empecé, no tenía medios suficientes, ni conocimientos del sector ni nada por el estilo. Sin embargo, eso nunca lo utilicé como excusa, sino como un aliciente para trabajar aún más y ser autodidacta en todos los campos posibles. Creo que todos tenemos al alcance de un ‘click’ la posibilidad de saber sobre algo y entender cómo funciona. Yo en mi caso, partí de 0 y poco a poco me fui metiendo en la movida de lo audiovisual y es un mundo que me apasiona. Aprendí a grabar temas, mezclarlos, masterizarlos, planificar grabar y editar videoclips, organizar eventos, diseño gráfico y web… De hecho me sigo formando en ello. ¿Cómo no iba a ponerlo en práctica y más ahora en este confinamiento? La ‘jodienda’ fue que, justo antes de que se produjese el Estado de Alarma, nos alquilamos un local mi corista, Dj y yo; e hicimos toda la mudanza con todo el material. De ahí que tuviese que grabarlo con el móvil, pero lo dicho, siempre hay soluciones para todo, menos para la muerte.

P: Tu discografía está llena de canciones introspectivas compuestas desde el corazón. Podemos ver en ellas tus temores, tus amores y tu apego familiar. ¿Este proyecto se pretende desvincular del clásico estereotipo del rapper fluyendo sobre su egotrip?

R: Este nuevo proyecto es una reivindicación conmigo mismo. Voy a hacer lo que quiero, porque quiero, cuando quiero y porque me sale de ahí (risas). Todo artista debe de alguna manera ‘’rechazar’’ todo lo que ha hecho hasta el momento, de no ser así, no crece, no evoluciona. Si yo me sintiese identificado con lo que un día fui o dije hace 5 años, algo estaría haciendo mal, ¿no crees? Eso no quiere decir que no esté satisfecho de todo lo conseguido, al revés. Creo que ha sido necesario ese camino y ese proceso para llegar hasta el punto en el que ahora me encuentro. ¿Qué se va a ver en mi nuevo proyecto? Nuevos ritmos, nuevas estructuras, otra forma más directa de decir ciertas cosas, beats exclusivos, nuevas producciones, algún que otro tema más para entretener que para reflexionar, colaboraciones que me hacen mucha ilusión y un trabajo audiovisual de la hostia. #Incondicional (que es así como se llamará mi próximo álbum) es un homenaje a todos los que han estado ahí, Incondicional es Barbé en su pura esencia.

P: Si hacemos un trabajo de asimilación, podemos dar con algunas influencias en las técnicas utilizadas por MCs de la talla de Ambkor y Subze, y justamente ellos aparecen en dos temas de tu discografía. Pregunta obligatoria, ¿cómo fue colaborar con ellos?

R: Conseguir una colaboración no se hace siempre de la misma forma, quiero decir, no hay unas pautas establecidas. Tanto mi equipo como yo intentamos mostrarnos de cara al artista de una manera limpia, transparente y profesional. Quieras o no es lo primero que la otra persona (o su management) ve de nosotros. Por eso, le damos mucha importancia a todo lo visual (tipografía, forma de expresarnos, tener un buen branding e imagen corporativa, etc). Como decía, cada artista y cada persona es un mundo. Para mí, la colaboración con Ambkor, marcó un punto de inflexión en mi vida y en mi carrera musical. Yo a Óscar lo sigo desde que era un crío. De hecho, recuerdo que lo conocí porque él me siguió en Instagram allá por 2012 o 2013, justo cuando iba a sacar #DeTóSeSale. Dio la casualidad que, en FNAC, vi un disco suyo y me animé a comprarlo y se lo hice llegar. Desde ese momento, tuvimos contacto a través de las RRSS y de vez en cuando le mandaba tweets. Ya sabes, lo típico. Nunca he dejado de apoyar la música de Ambkor, porque de una manera u otra (junto a otros artistas) me han ayudado a ser la persona que soy hoy en día.

P: Se podría decir que todo fue producto de la casualidad.

R: Lo curioso de todo esto fue que yo conocí a mi corista en la cola del concierto de Ambkor, cuando vino a Valencia con ‘’Lobo Negro 1’’, al año siguiente estábamos abriendo su show en la Sala Jerusalem y al año siguiente yo estaba colaborando con él. El feat‘ fue muy fácil de hacer, Rubén (su mánager) y Óscar pusieron todo de su parte para facilitarnos el trabajo. Recuerdo que la propuesta y temática les parecía muy buena y por eso decidí trabajar con LAYER BEATS para que se encargase de una producción exclusiva, la cual nos flipó a todos. Trabajamos paralelamente y, como digo, fue un placer enorme.

P: ¿Y a Subze?

R: A Subze lo conocí personalmente en un concierto en Castellón. No entablamos mucha relación, pero recuerdo que cuando acabamos de dar el bolo, nos dio la enhorabuena porque le había sorprendido. A partir de ese momento, tuvimos más contacto a través de redes y fue cuando, preparando Catarsis, di con una base que me recordó totalmente a él. Es por eso que le propuse esa temática sobre ese beat, que sabía que le iba a flipar. A partir de ahí todo fue sobre ruedas, Miguel no tardó nada en currarse ese cacho que nos flipó y ese estribillo que todavía muchos recuerdan (risas). Además, nos los pasamos bastante bien durante el rodaje. Recuerdo que nos tocó grabar en mitad del centro de Valencia y se formó un círculo de personas y curiosos a nuestro alrededor, que quieras o no, pues da un poco de palo a la hora de rodar (risas). Fue un bonito recuerdo.
La verdad es que es esto lo que realmente te acabas llevando de la música: las personas y los momentos.

P: Ahora toca hablar de esos temas. Sabemos que el tema con Ambkor habla de una problemática muy grave que sufren muchos niños y adolescentes en este país: el bullying. Déjame darte en primer lugar las gracias por denunciar estas situaciones, ¿qué significó grabar un tema tan social y personal?

Siempre he estado comprometido con la lucha contra las injusticias. Repudio totalmente la pelea y la discusión; ya sea por sexo, ideología, cultura, orientación sexual, etc. No puedo con ello ni lo tolero.
De ahí surgió la idea de hacer una canción con una temática tan social. Afortunadamente no es algo que he vivido personalmente, por eso traté de informarme y hablar con casos de gente conocida que habían pasado por ese infierno para intentar ponerme en su piel lo máximo posible. Quizá por eso salió un tema que tocó tan adentro en la gente. De hecho, algo que no sabe el espectador, es que parte del elenco de actores del videoclip, habían pasado por situaciones de bullying y/o acoso.

P: Y con Subze has grabado “Postureo”, un tema crítico a la vez que divertido con un toque irónico sobre lo que vemos en redes sociales. ¿A Barbé le gustan las redes sociales o las utiliza más por cuestiones laborales?

R: Nos aportan mucho. Muchísimo. A Adrián la persona, no le gustan. Si pudiera, no tendría RRSS. No me mola tener que estar siempre activo y compartiendo cosas para mantener un feedback y engagement con mi público y con la gente que me sigue, pero por desgracia es necesario y Barbé ha de hacerlo. Además, Instagram y estas plataformas, cada vez te lo ponen más difícil para llegar a la gente, el algoritmo de esta red y de Youtube ha hecho mucho daño.

P: Siguiendo con esto, en el tema decís que esta gente “nunca vota a un partido en las elecciones” y que “dicen pasar de la política y guardan sus opiniones”. ¿No crees que esto ha cambiado? Todo el mundo tiene su propia ideología, aunque sea influida por terceros o incluso por los propios medios de comunicación.

R: Esa es una frase del cacho de Subze y no te puedo decir exactamente el porqué de ella, básicamente porque no la he compuesto yo. Lo que sí está claro es que los bulos, las fake news y la falta de conocimiento por parte de la gente está haciendo mucho daño, no solo a la política, sino a la sociedad en general. Somos la generación que más a mano tenemos la información y la que menos contrastamos las cosas. Es una mierda eso. Hasta que la peña no decida contrastar todo lo que escucha o lee, los medios de comunicación seguirán teniendo el poder en este país.

P: La mixtape “Porcelana” nos trajo una nueva versión de Barbé, más atrevido y pisando nuevos terrenos y líneas musicales. A partir de aquí, ¿vas a arriesgar más en las composiciones?

R: Desde luego que sí. Mi intención siempre ha sido la de dar un paso más en todo. Soy un ser lleno de ambición, no puedo evitarlo. Siempre quiero más y mejor; y esto puede ser un fallo o una virtud, depende de cómo lo mires. Aún así, como te comentaba anteriormente, sí, va a haber un cambio muy muy tocho en todos los campos.

P: “Todo Cambia” es un claro golpe en la mesa reivindicando otra cara de la música urbana.

R: Desde luego, “Todo Cambia” es así. Inevitablemente, todo lo que sube, baja, todo lo que nace, acaba muriendo. Muchas de las cosas que yo daba por sentadas en mi vida se han ido el garete en menos de lo que canta un gallo y sin yo darme cuenta o incluso sin buscarlo. Las cosas pasan porque tienen que pasar y, todo lo que aceptas como normal hoy en día, mañana puede ser lo más ajeno a ti. De ahí nace “Todo Cambia” ese tema es como un aviso a la gente que me escucha, decirles: “Ojo, que voy a traerte cosas nuevas, todavía estás a tiempo de irte si quieres”. Eso sí, que no olviden cerrar la puerta (risas). Coñas aparte, me encantó hacer ese tema. Fue como una liberación de decir “hostia, pues yo también sé hacer estas cosas y encima me molan”.

P: Además, en el videoclip quieres representar al colectivo LGTB, algo poco pronunciado en esta cultura tan heteronormativa. ¿Eres el caballo de Troya que pretende hacer un cambio desde dentro?

R: ¿Por qué los videoclips están llenos de tías buenas, rubias, ojos azules y los tíos de grandes espaldas, morenos, miradas seductoras y siempre más de lo mismo? Normalmente, en lo audiovisual, se busca ese grado de perfección física tan normativo y tan utópico. ¿Por qué en vez de hacer eso no se representan miles de historias no heterosexuales que posiblemente sean incluso más interesantes? Directamente, porque no suele vender. Así que yo, como de costumbre (risas), fui por el camino por el que no iba el rebaño y dije “voy a hacer un videoclip donde se entrecrucen dos parejas al parecer heterosexuales y que demuestren que todo lo establecido puede cambiar en tan solo minuto o en tan solo una cena”. Creo que se captó bien la idea, ¿no? (risas).

P: Por supuesto, aunque no es lo único que se capta con tus obras. En “Catarsis”, por ejemplo, hemos visto al Barbé más auténtico, con un tema muy íntimo dedicado a tu madre. ¿Cuán importante ha sido el apoyo de ella en tu carrera artística?

R: Mi madre lo es todo, y así debería serlo para todxs nosotrxs con cada una de ellas. Una madre es única y sagrada. Siempre he dicho que puedes encontrar un/a novix que te quiera y te ame con locura, pero nunca va a ser comparable al amor que te pueda dar tu madre. A mí siempre me ha ayudado y me ha dado collejas para que espabile cuando tocaba. Si algo tengo que destacar de su influencia sobre mí, ha sido cuando me ha reconocido cuando valía para algo. Me ha abierto los ojos en muchas situaciones. Sé que mucha parte de mi carácter viene tanto de ella como de mi padre. De ahí que toda mi música y mi forma de ser gire en torno a estos valores: principios y humildad.

P: Los inicios no siempre son los mejores y con este disco hiciste tu primera gira, ¿te acuerdas de qué sentiste al subirte por primera vez a un escenario?

R: Antes de dedicarme a la música, estuve jugando durante más de una década a fútbol de alto nivel. Se puede decir que hasta que cumplí 15/16 años, mi sueño siempre fue el de ser futbolista. Tuve oportunidades y algunas las aproveché, pero me di cuenta de que no me llenaba. Cada vez iba más desmotivado a los entrenamientos, cada vez me costaba más tragar con ciertas cosas que se veía dentro del fútbol. Por eso, decidí cambiar el balón por el micrófono y… ¡Joder, menudo cambio! De las mejores decisiones de mi vida. Siempre he dicho que me llenaba mucho más mirar a alguien a los ojos mientras contaba y cantaba mis movidas que salían de la habitación de mi casa, que marcar un gol. Así ha sido y seguirá siendo. Me costó poco adaptarme al escenario, la verdad. A pesar de que he sido una persona muy tímida, siento que cuando estoy en un concierto me transformo. Soy Barbé en un 200% y es de los pocos momentos donde soy plenamente consciente del momento de felicidad que estoy viviendo. Es como si se parara el universo cada vez que suena la base inicial.

P: Ahora, si echamos la vista atrás, podemos ver que has compartido cartel con gente de altísimo nivel como Shé, Kaze o Locus ¿Qué has aprendido de todos ellos?

R: He aprendido que con esfuerzo casi todo se consigue. Hay una frase que dijo Carles Puyol hace muchos años que decía algo así como “donde no llega mi talento, llegan mis coj***”. Es por eso que huyo totalmente de esa gente que dice que ciertas cosas se consiguen solo por suerte. No amigo, la suerte se persigue, la suerte se busca. ¿Cómo? Con mucho trabajo, muchas horas de dedicación, de esfuerzo y de pasión. Eso es lo que me mueve a mí, la pasión de seguir mejorando y dar siempre pasos en esta escalera infinita. Respecto a compartir cartel con este tipo de artistas, pues lo dicho, te das cuenta de que al fin y al cabo todos somos personas. Y en este caso, somos personas que escribimos lo que nos pasa por la cabeza y luego lo cantamos. Así, en resumidas cuentas (risas).

P: Siguiendo analizando tu obra, en “Catarsis” vimos un gran salto de calidad tanto de sonido como de vídeo, una mayor profesionalidad en tu contenido, buscando la mejora técnica. ¿A qué se debieron estos grandes cambios? ¿Has notado una respuesta mayor del público por ende?

R: Indudablemente el hecho de formarme en el mundo audiovisual dio pie a querer profesionalizarme en mis trabajos, de ahí nace ese crecimiento. Si de algo puedo decir que tuve suerte, es de las personas y profesionales con los que me he rodeado. He conocido mucha gente que ha puesto su granito de arena en la música de Barbé. No me cansaré nunca de dar las gracias Nunca. Soy lo que soy por quien un día tuve al lado. Ahora mismo, como te decía, estoy coordinando un equipo de 20 profesionales; unos entran, otros salen. Aprovecho para, una vez más, dar las gracias a Cristina, ella ya sabe por qué, a Borja por su paciencia y su apuesta por mí, a Pablo y su labor, a Quique, Jaime, Khbo, Creshed, Manu, Victoria… y me estoy dejando muchísimos más, pero ellos saben lo que les aprecio. Como te comentaba, imposible que no note una respuesta del público con gente tan profesional a mi lado.

P: Siguiendo con este relato en alza de tu carrera, desde tu primer disco sacado en 2017 hasta la fecha de hoy, te hemos visto una trayectoria enfocada a llegar a lo alto de la escena. ¿Qué evolución has visto en tu trabajo? ¿Notas que el público ha valorado esta evolución?

R: He visto evolución en todos los sentidos y noto que es algo que se valora y lo agradezco. También te digo: hago música por mí y no para. No busco la aprobación de nadie, más que el compromiso que tengo conmigo mismo y con la gente que me rodea o que tengo aprecio. La música para mí es un trabajo más (además del que tengo) y una vía de escape, nunca un entretenimiento.

P: ¿Y crees que a nivel personal Adrián ha notado ese cambio? ¿En qué sentido?

R: Adrián es una persona en constante movimiento y cambio. Como te decía, si no rechazase quien fui un día hace X años, algo estamos haciendo mal. Adrián cada vez piensa más en la forma de hacer las cosas, en como transmitirlas, en saber con quién contar y confiar, saber con quién trabajar y con quién dejar de hacerlo. Quieras o no, he visto muchas cosas buenas que nos da la música, pero otras muchas que mejor me las guardo para mí. Si yo te contara… (risas). Uno de mis mantras es levantarme cada día e intentar ser mejor persona, no quiero volver a repetir los errores que un día cometí y lo estoy consiguiendo. Soy una persona muy espiritual, muy suya.

P: ¿Te sientes un artista infravalorado?

R: Sí, sin lugar a dudas. No me gusta la falsa modestia. Sé lo que valgo y el esfuerzo que hay detrás de mí y de mi música y considero que debería llegar a más gente. Pero ahora bien, trabajo día a día para que eso cambie. Eso sí, como yo, hay 2OO.OOO artistas más que considero que deberían tener cifras superiores, aunque eso no lo mueve todo ni dice nada al respecto. Hay peña con pocos views que dicen y cuentan mucho más que otros que están en el top. Estamos en un momento donde suele vender más el entretenimiento y lo efímero que el hecho de que venga alguien a hacerte poner la canción en pause cada 2×3 para entender lo que te está diciendo. Seguimos en la lucha, con mi camino; piedra a piedra, ladrillo a ladrillo. La vista al frente, nunca a los lados.

P: Déjame decirte a título personal que ir a tus conciertos es una grata experiencia por esa mezcla de emociones que provocas con tus letras y personalidad.

R: Te lo agradezco de corazón. Al fin y al cabo, lo que pretendemos tanto mi equipo como yo, es crear un feedback con el público. No somos esa clase de artistas lejanos y ajenos a la gente que nos escucha. Somos muy cercanos y hacemos un show que no se basa únicamente en soltar el discursito, poner la base y entrar en un bucle. Lo que queremos es que la persona, el espectador, pierda totalmente la vergüenza y se comporte como lo haría si estuviera solx. Es un show que tenemos estudiado al dedillo, sabemos en qué momento podemos crear ciertas atmósferas y nos aprovechamos eso. La gente se lo pasa muy bien y eso lo notamos, tenemos un show bastante fuera de lo normal, con muchos puntos de giro, con muchas coñas, humor… y parte sentimental, como no. Sin la predisposición de CRESHED y KHBO, sería imposible. Siempre estamos tramando cosas nuevas desde nuestra sala de ensayo.

P: ¿Cómo ves a los nuevos talentos que están saliendo en la música urbana? ¿Esta nueva generación puede llegar a ser más influyente que la pasada? Estamos viendo como el público del hip hop está siendo cada vez mayor.

R: Innegablemente la música urbana cada vez está más a la orden del día. Los que antes se negaban a compartir música hip-hop en radio, TV y demás, ahora se están echando para atrás y cada vez vemos a más artistas partiendo la escena. A mí me parece algo cojonudo, la verdad. También tengo que decirte, que yo soy muy pro-vieja escuela. He mamado desde peque Zpu, Nach, El Chojin, Abram, etc.; pero lo nuevo que se hace ahora también me flipa, lo apoyo y lo escucho. Aunque también te digo que tengo un gusto muy variado, puedo escuchar desde Fondo Flamenco, pasando por Sabina y llegando incluso a Sergio Dalma (risas). Amo la música en general.

P: Tú, como dentro de esta nueva generación, sigues al pie del cañón y ya preparas otro trabajo como has comentado antes, “Incondicional”. ¿Qué nos puedes decir sobre él?

R: Es un proyecto tan tocho a todos los niveles, que desvelar cualquier cosa sería un error por mi parte. Solo sé que le va a costar salir por la situación en la que nos encontramos, por este motivo me es imposible salir a rodar y pedir los permisos necesarios como quisiera. No sé cuándo saldrá, pero es sin lugar a dudas el proyecto que más ilusión me está haciendo. Desde que empezó todo esto del estado de alarma, me levanto a las 8-9 con mi cafetito en mano, a trabajar por y para este disco. Todavía no está ni grabado y ya estoy orgullosísimo de todo el esfuerzo que veo en mi equipo.

P: Por último, y como paso a un hasta pronto, hemos visto que estás buscando actores y actrices para un nuevo proyecto. ¿Qué será ese proyecto y qué perfiles buscas? Estas últimas líneas son todas tuyas.

R: Ese nuevo proyecto es Incondicional, el disco. Todo va a tener una relación entre sí. Empezará a tener un sentido conforme vaya viendo la luz. De momento, lo que está claro es que necesitamos un buen elenco grande para que todo salga como esperamos. Por mi parte, daros las gracias por mostrar interés en mí y en mi música. Daros las gracias también por todo el esfuerzo que realizáis día a día por mantener viva la cultura hip-hop. Es un placer poder colaborar con un medio y unas personas tan profesionales como lo sois vosotrxs. Nos tenéis a vuestra disposición siempre que lo queráis, y lo dicho, nos vemos por los conciertos. Un abrazo familia y paz. Mucha mucha paz.

ENTREVISTA: LUIS JAIME BLANCH Y JUAN FERNÁNDEZ

Redaccion

Redaccion

Artículo realizado por varios/as componentes del equipo de Urban Life

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *