Ara Malikian | Un mago bohemio del violín

Ara Malikian | Un mago bohemio del violín

El músico armenio llegó al ciclo Nits Al Carme dispuesto a encandilar con su música al respetable

Era miércoles 19 de agosto y el sol estaba batallando con la noche. Una cola de gente se formaba ordenadamente en la parte trasera del tinglado número 5 del puerto de Valencia, a la espera de que se abrieran las puertas para entrar al concierto de quien, hoy por hoy, es considerado uno de los mejores violinistas sobre el escenario: Ara Malikian.

En la cola se podían ver personas de todas las generaciones, desde gente mayor hasta grupos de jóvenes que apenas llegaban a los 30. Se comentaban con ilusión las piezas que esperaban escuchar en el repertorio y había cierto interés sobre cómo sería la comunicación del artista con el público —una incógnita que despejaremos en estas líneas.

Las puertas se abrieron a eso de las 8 y cuarto. El personal del evento se encargó de informar sobre las medidas de seguridad y de higiene para entrar al recinto. Una vez dentro, los trabajadores fueron indicando a los asistentes dónde estaban sus asientos, así como dónde podían encontrar los stands si querían comer o tomar algo.

ara malikian
Ara Malikian | Foto: Luis Jaime Blanch

Hacia las 21:35 Ara Malikian hizo sonar su violín. Una lluvia de flashes apuntó hacia un lateral del público, creando expectación entre los presentes, quienes se sorprendieron gratamente al ver que el armenio apareció a dos pasos de ellos (por supuesto, protegido con una mascarilla). Una tenue luz azul y amarilla le acompañó mientras recorría el borde inferior del escenario, creando una conexión mágica que pocas veces he tenido el placer de vivir.

Finalmente el músico subió al escenario, presentó a su pianista Melon y agradeció la asistencia a los espectadores. Asimismo, quiso dar las gracias a la organización por hacer posible el evento, unas palabras que me parecieron muy acertadas dado el complicado contexto actual. Desde URBAN LIFE también nos sumamos a subrayar esta labor de las promotoras de apostar por la música en directo, invirtiendo en materiales de higiene y seguridad.

Ara demostró desde la primera pieza que no había venido a tocar unas pocas canciones e irse: se entregó a su público en una coreografía de saltos, giros con la cabeza y bailes que dieron —aún más si cabe— espectáculo al propio concierto y que fueron recibidos con grandes aplausos. Hubo también tiempo para reflexiones y anécdotas.

Ara Malikian | Foto: Luis Jaime Blanch

No solo tocó piezas propias, sino que se aventuró con una versión de Björk, otra de la afamada “Life on Mars” del maestro David Bowie e, incluso, se atrevió a tocar una de Paganini, quien para muchos —y me incluyo— es el mejor violinista de todos los tiempos. Con esto quedó más que demostrada la humildad de este mago con un violín sobre el hombro.

El espectáculo contó algún tema en solitario de Melon, el pianista cubano con un amplio recorrido y una técnica sublime. Cabe destacar la impresionante sintonía que consiguen ambos músicos —el cubano y el armenio— sobre las tablas, algo que salió a relucir cuando tocaban piezas mirándose y desafiándose con los instrumentos en lo que parecía una conversación entre los dos artículos musicales, lo cual dejaba al público mudo e inmerso en un aplauso que duraba varios minutos. Estos dos amigos y compañeros de profesión se compenetran a la perfección consiguiendo un dúo armonioso y exquisito tanto para la vista como para el oído.

Mientras el concierto finalizaba con las últimas piezas de la noche, Ara parecía de todo menos cansado. Sin embargo, los tiempos son estrictos así que dio las gracias a su equipo (Melon, técnicos de luces y de sonido), y de nuevo a la organización y a todos los asistentes. Así se despidió en un concierto que se podría describir como no apto para gente insensible, pues fue todo un espectáculo auditivo y visual.

Luis Jaime Blanch

Luis Jaime Blanch

Arte como forma de vida.

3 comentarios en «Ara Malikian | Un mago bohemio del violín»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *